Entrevistas

El fin de una antena de telefonía “mortal”

El 28 de noviembre de 2012, una vecina de Pinto, Ángela decidía quitarse la vida huyendo de la enfermedad que padecía: la electrosensibilidad. Hasta entonces, muchos de nosotros nunca habíamos oído hablar de esta enfermedad contra la que varias asociaciones luchan desde hace años.

“Un día, un nuevo síntoma apareció en Ángela al llamar desde un móvil, sus oídos empezaron a arder así como su garganta… Esto fue el principio del final, se había hecho “electrosensible”. La electrosensibilidad viene dada por la exposición continuada a campos electromagnéticos, es por eso que cuando vimos la antena a 50 metros de su piso, comprendimos de donde procedía el problema”, declaró Ángel Martín, hijo de Ángela.

Ante la “pasividad” de las administraciones competentes, Martín decidió  convocar a vecinos y vecinas de Pinto para realizar un acto simbólico cada día 28 para dar a conocer la enfermedad que afectó a su madre al tiempo que pedir responsabilidades.

“Desde entonces nuestra familia está buscando explicaciones de las administraciones, ya que en vida, durante casi dieciocho meses imploramos ayuda institucional y absolutamente ningún organismo de los que se supone nos debe defender y atender, nos tendió la mano”

Martín, en 2015, denunció el caso de su madre a través de una carta que se publicó en este medio,

“Ángela se quitó la vida debido a una patología llamada “electrosensibilidad” provocada por una antena de telefonía móvil en la calle Joan Miró”

 

Después de años de lucha, por fin han conseguido que la antena sea eliminada y hemos querido conocer las impresiones de Ángel ante esta noticia.

Después de años luchando por la eliminación de esa antena, ¿qué ha supuesto para ti a nivel personal?

Nos ha supuesto quitarnos una espina que teníamos clavada en el corazón. Ha sido como si te matan a un hijo, y después de largos años, meten al culpable en la cárcel. Nos faltan otras espinas que quitar, una es la de este ayuntamiento, entendemos que debe de pedir perdón público como institución. Las administraciones deben de estar al lado de los ciudadanos, y en este caso el Ayuntamiento de Pinto abandonó “totalmente” a su suerte a Ángela y a Ismael, mis padres.

No será porque no se pidió ayuda, no será porque no hubo escritos, llamadas, entradas en registro. Fuimos totalmente invisibles en el gobierno de Miriam Rabaneda,  su teniente alcalde Julio López Madera y Charo de la concejalía de sanidad. El propio Julio López Madera, en la primera de las 2 únicas reuniones que tuvimos al principio del todo, nos dijo que había varias antenas en Pinto que no tenían licencia, al igual que la de la calle Joan Miró, no tenía la licencia con todos los requisitos municipales.

Que yo sepa, si alguien tiene una actividad en cualquier municipio, que necesite licencia y no la tiene, tardan 2 segundos en parar dicha actividad… aquí en Pinto, como en tantos otros municipios, se permite el lujo de declarar que tiene antenas sin las pertinentes licencias

Tuvimos sólo 2 reuniones al principio, como he dicho y en la segunda, Miriam nos dijo que cualquier cosa que nos hiciera falta, que se lo pidiéramos. Mi madre se puso muy mal y  se nos denegó el reunirnos con nadie del ayuntamiento. Eso sí, cuando nos concentrábamos en el ayuntamiento cada día 28 para exigir esa reunión, se nos mandaba a la policía para identificarnos sistemáticamente.

La enfermedad de Ángela era una gran desconocida para muchos hasta que comenzasteis con esta lucha en defensa de los electrosensibles. ¿ Cuenta ahora la asociación con apoyos de las instituciones o seguís solos en vuestra batalla?

Como bien dices, “era una gran desconocida”, pero ya cada vez es más difícil encontrar a alguien que no haya oído que es la “ELECTROSENSIBILIDAD”. Este problema está en lo más alto de la mesa en administraciones como el Parlamento Europeo y la OMS.

A nosotros nos ha tocado de lleno este “nuevo” problema, que no “raro”, ya que cada día hay exponencialmente más personas afectadas que el día anterior. No es sólo por las antenas, ahora ha entrado en juego el WIFI, móviles, inalámbricos…

La exposición que tenemos todas las personas es acumulativa y exponencial y este nuevo escenario está trayendo muchísimos problemas de salud. ¡Cuanta gente nos ha venido diciendo que le sangra la nariz, que no puede dormir, que se levanta agotado, que le estalla la cabeza o está muy nervioso y agresivo su hijo!

Siguiendo el consejo de apagar todo lo inalámbrico en su casa, desaparecen los males en muchísimos casos. Sólo hay que pensar que los campos electromagnéticos provocan interferencias entre nuestras propias células, no sólo en las neuronas, las cuales se comunican entre ellas con campos electromagnéticos de muy baja frecuencia e intensidad. ¿Nos creemos que aquí no pasa nada?, ¿Que podemos hacer con el medioambiente lo que nos apetezca? Todo tiene sus consecuencias y esta la vamos a pagar muy cara. ¿Nos acordamos del amianto, del tabaco?

Uno de vuestros objetivos era que el Ayuntamiento de Pinto pidiera disculpas públicas a la familia de Ángela, a vosotros. ¿Qué decisión ha tomado en este sentido el nuevo equipo de gobierno?

Es verdad que Rafael Sánchez, el alcalde, se reunió a los pocos meses de entrar en el ayuntamiento, con toda mi familia. Le pedimos perdón público y no aceptó. Si bien es cierto, que gracias a Daniel Santacruz y a Rafael, cuando estaban en la oposición, estuvieron a nuestro lado incondicionalmente, gracias a ellos se hizo la moción para el reconocimiento de la Electrosensibilidad y la moción en contra de la nueva ley general de telecomunicaciones. Pero ahora con el ayuntamiento, nos sentimos realmente decepcionados. Seguimos entendiendo que el ayuntamiento, como organismo, abandonó totalmente a mis padres y es algo que seguiremos pidiendo y no pararemos.

Va a hacer 7 años que empezó nuestra tortura y necesitamos cerrar heridas, es algo humano ¿no?

¿Qué nuevos retos tiene vuestra asociación?

Los retos de nuestra asociación son, en primer lugar, trabajar con las instituciones sociales, políticas y sanitarias para atender a los ya afectados. La Consejería de Sanidad ha dado ya, dos seminarios a médicos sobre Sensibilidad Química Múltiple y Electrosensibilidad y habrá más cada año.

En segundo lugar, atender a los socios y a cientos de consultas que nos hacen personas que están viendo que el problema de salud les viene en su casa, debido a una antena, o al WIFI del trabajo, de un vecino, de la escuela. Estamos muy preocupados por el aumento de niños electrosensibles que están apareciendo en las escuelas, llegando a un punto de no poder asistir a sus clases, incluyendo ya a muchos profesores.

Por otro lado estamos cooperando con más de 40 asociaciones de electrosensibles y afectados por antenas en Europa, donde estamos promoviendo una ICE (Iniciativa Ciudadana Europea) y tenemos trabajos ya abiertos con la OMS y el CESE (Comité de asuntos socio económicos europeos).

 

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

Plenos inexistentes

Artículo siguiente

El Pleno Municipal de Pinto sanciona a la UTE

Susana Guindo

Susana Guindo

Diplomada en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid.
Máster en Protocolo y Organización de eventos por la Universidad Complutense de Madrid.
Relaciones públicas y Protocolo por la Escuela Europea de Asturias.
Subdirectora y Responsable de Eventos y Redes Sociales en La Voz de Pinto

5 Comentarios

  1. Lara
    8 febrero, 2017 at 6:31 pm — Responder

    Comprendo este problema y siento mucho que las instituciones hayan tardado tanto en poner una solución.

    Sin que se malinterprete mi comentario, ahora he de decir que muchos vecinos hemos notado la falta de cobertura de telefonía y TV en nuestras viviendas. Yo no puedo hablar ahora por teléfono, ni para trabajar. Y tampoco puedo ver la TV con normalidad.

    Creo que es momento de que el ayuntamiento y las operadoras planteen una solución que, sin afectar a los vecinos y, obviamente, con antenas que cumplan normativa, pueda dar servicio al resto.

    ¿Es esto posible?

  2. Angel Martín Jaén
    1 febrero, 2017 at 9:05 am — Responder

    Gracias por tu comprensión. Es importante que los vecinos de Pinto entiendan que este problema es muy serio y es de todos.
    Un saludo

  3. Anónimo
    1 febrero, 2017 at 8:43 am — Responder

    Muchas gracias Verónica. Gracias por compartir tu testimonio, me da mucha pena toda la gente que está afectada por las antenas, aún así, me ha gustado tu aporte, para que vea el pueblo de Pinto que esto NO es nada raro.

  4. Verónica
    30 enero, 2017 at 9:06 pm — Responder

    Yo padezco ese mal, tuve que irme de la casa donde vivi 14 años por una antena de telefonía que instalaron en un lateral, es horrible y además nadie te entiende, mis vecinos se burlaban diciendo que veia fantasmas. Me sentí sola y muy enferma. Quiero mandar mi apoyo a esta familia, entiendo todo muchisimo, me gustaría ayudar.

    • Angel Martín Jaén
      1 febrero, 2017 at 9:04 am — Responder

      Verónica, no sé si tienes conocimiento de la asociación de “Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud”. Te invito a que te asocies.
      http://electrosensiblesderechosalud.org/
      Un saludo/Angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.