Opinión

El Ramadán es más que no beber y comer

¿Qué es el Ramadán?

El Ramadán es el Noveno Mes del calendario lunar islámico en que fue revelado el Corán y puede durar entre 29 y 30 días. Ramadán se deriva de la palabra árabe “arramad”, referida al intenso calor y sequedad que dominaba la península arábiga entonces.

Este año 2017, el Ramadán empieza el 27 de mayo (sábado) y termina el 25 de junio (domingo). Es decir, el Ramadán dura un mes y empieza con la aparición de la luna a finales de Sha´ban el octavo mes en el calendario lunar musulmán. En España, cerca de 1,9 millones de personas que profesan el Islam seguirán a partir del sábado el mes de ayuno.

El ayuno durante el mes de Ramadán es uno de las principales formas de culto islámico y uno de los cinco pilares de la religión. Los demás son:

–         Shahadah (testimonio de fe).

–         Salat (oración ritual).

–         Zakat (limosna obligatoria religiosa a favor de los pobres).

–         Hayy (la peregrinación a La Meca una vez en la vida si es posible).

Todos los días, durante los 29 o 30 días de todo el mes de Ramadán, los musulmanes en todo el mundo se abstienen de comer, beber, y otras necesidades físicas como relaciones sexuales, desde el amanecer hasta la puesta del sol, tal y como esta ordenado en el Corán.

Así que el ayuno es obligatorio para todos los creyentes en el Islam, y es considerado como un acto de fe y adoración a Dios. Algunas personas están exentas de hacer el ayuno de Ramadán. Los niños y niñas que aún no son adolescentes, las mujeres embarazadas, los ancianos enfermos y las madres lactantes, las mujeres durante los períodos de menstruación y todo aquél que estaría poniendo su salud en grave riesgo por el ayuno no están obligados a hacerlo durante este mes, pero sí que tienen que recuperar los días perdidos en un momento posterior. El ayuno se rompe justo tras la puesta del sol tomando generalmente dátiles y agua, zumos o sopas, comiendo de forma moderada y ligera.

De esta manera como musulmanes conseguimos acercarnos a Dios purificando nuestros cuerpos y recordando lo afortunados que somos ayudando a los más necesitados. Durante este mes la gente es más generosa, más cordial, más amistosa y más servicial que en otros momentos del año y hay que hacer las cosas bien que deben permanecer todo el año.

Pero Ramadán es mucho más que no comer y no beber. La palabra utilizada en el Corán para “ayuno” literalmente significa “abstenerse”, y significa no sólo abstenerse de comer y beber, sino de las malas acciones, de malos pensamientos y de malas palabras. Por lo tanto, cada parte del cuerpo debe abstenerse. La lengua debe abstenerse de utilizar malas palabras, de hablar mal de los demás. Los ojos deben contenerse de mirar las cosas asociadas al vicio, La mano no debe actuar en actos ilícitos. Los oídos deben abstenerse de escuchar malos comentarios, o palabras obscenas. Los pies deben abstenerse de ir a lugares del pecado. De esta manera, cada parte del cuerpo observa el ayuno, y la abstención de todos los vicios y males cometidos consciente o inconscientemente.

Por lo tanto, el ayuno no es solamente físico, sino que es más bien el compromiso total de cuerpo y alma con el espíritu del ayuno de la persona. Aunque el ayuno es beneficioso para la salud, se considera principalmente como un método de auto purificación y de autocontrol sobre los distintos instintos del placer. Ayunar sirve de nutrición para el alma, y lo fortalece. El ayuno abre la puerta a la espiritualidad y da vitalidad a uno de los actos de culto y purifica el alma. Así que Ramadán es una oportunidad para limpiar el alma de impurezas y el cuerpo de toxinas, es un reenfoque de uno mismo en la adoración de Dios que produce una tranquilidad de mente y corazón.

El ayuno es una práctica común que recoge otras creencias y religiones anteriores al Islam como el Cristianismo y el Judaísmo. Es evidente el ayuno aporta muchos beneficios, entre ellos destacamos el plano espiritual como una reflexión interior y un esfuerzo en obrar de la mejor forma posible, no hacer daño a nadie, luchar contra uno mismo. En el plano social es sentir lo mal que es el hambre como llamamiento permanente de acordarse de aquellas personas que lo están pasando mal privados de los  alimentos y demás necesidades. En el plano la salud eliminar las toxinas e impurezas del cuerpo, considerado principalmente como un método de autopurificación, una dieta recomendada por muchos estudios de la medicina donde los aparatos digestivos y intestinales necesitan un descanso temporal.

Lamentablemente, recibimos el mes de Ramadán con un escenario de dolor, de consternación y de conmoción por los atentados perpetrados en Manchester el pasado lunes. Un acto cobarde, salvaje e incompatible con los valores del Islam, el cual condenamos enérgicamente sintiéndonos solidarios con el pueblo de Reino Unido, expresando nuestras más sentidas condolencias por las víctimas y sus familiares, absolutamente inocentes, y deseando a todo el mundo feliz Ramadán y que reine la paz.

Mohamed Samadi,

Portavoz de la comunidad Islámica “El Hedaya Pinto”

 

Artículo anterior

"La Agrupación" organiza su campamento de verano

Artículo siguiente

Pintodenuncia: un contenedor abandonado en el camino de San Antón

Mohamed Samadi

Mohamed Samadi

Vecino de Pinto. Vengo de los movimientos sociales, principalmente de la PAH, inquieto y molesto por lo que pasa a mi alrededor. M e niego a ser cómplice de la delincuencia política, para eso hace falta organizarse en movimientos sociales para tejer redes fuertes de intervención en la toma de la decisión en los asuntos públicos. Sin las calles y las plazas no es posible llegar a construir el poder ciudadano.

1 Comentario

  1. Valentin
    30 Mayo, 2017 at 12:27 pm — Responder

    No es todo oro lo que reluce y tu como persona lo sabes. Mohamed Samadi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.