Opinión

No escondamos, resolvamos

A raíz de un debate en un grupo de Facebook de Pinto, decidí realizar un breve comentario explicando algunos de los aspectos en materia de política criminal y violencia de género. El debate surgió en torno a la propuesta machista que Albert Rivera y Ciudadanos hacen sobre la violencia de género en el Código Penal. Algunos de los participantes en el debate defendían la postura de la formación naranja de eliminar la agravación específica de género, ignorando las características de ésta. En mi comentario exponía casi textualmente lo que leerás en los párrafos siguientes.

La política criminal se desarrolla en función de la realidad social. La realidad social es que, a juicio de muchos hombres, existe una posición de dominación del hombre sobre la mujer, y que así debe seguir siendo.

Éste es un problema específico, por lo tanto, requiere una solución específica. La agravante de género no se aplica indiferentemente siempre que el sujeto activo sea un hombre. Para la aplicación del tipo específico es necesario que concurra el elemento subjetivo de haber llevado a cabo el delito por la creencia de superioridad del hombre sobre la mujer. Por lo tanto, es una solución específica contra el problema, no contraria a todos los hombres.

Dejar de combatir un problema específico significaría aceptar que siga existiendo. En consecuencia, Ciudadanos demuestra con esta actitud que, aun conociendo la existencia de este problema, acepta que continúe siendo un problema. La ley en materia de derecho de género no es la ideal, según mi opinión y los datos empíricos, pero lo que hay que hacer es mejorarla, en vez de destrozarla y cerrar los ojos ante un problema real.

El Código Penal se preocupa de otros problemas específicos que suponen “desigualdades” aceptables, por motivo de justa necesidad. Por ejemplo, los casos de violencia doméstica fuera de los relacionados con violencia de género, la protección de menores de edad y discapacitados, etc. Y antes de que en la cabeza de alguno de los lectores aparezca el tristemente frecuente argumento de que se compara a las mujeres con discapacitados o niños, os digo que los problemas son distintos. En la violencia de género se lucha contra la dominación, mientras que en el caso de la protección a discapacitados y a niños, es tal por su especial vulnerabilidad.

No podemos jugar con algo tan valioso como es la vida humana. No podemos buscar el apoyo fácil con propuestas engañosas que contentan a quienes no se les ha explicado la realidad. La violencia de género es un problema, no lo escondamos, resolvámoslo.

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

Los alumnos del taller de francés del Centro Social Trilce obtienen sus diplomas

Artículo siguiente

La PAH consigue presentar una moción en el Ayuntamiento de Pinto

Javier Carrero

Javier Carrero

Estudiante de Derecho y de Ciencias Políticas en el Campus de Excelencia Internacional de la Universidad Carlos III de Madrid. Consejero de Podemos y candidato a las elecciones municipales con Ganemos Pinto.

1 Comentario

  1. Antonia
    9 abril, 2016 at 3:51 am — Responder

    La violencia de género esta en todas las instituciones .Abogados ,Guardia civiles, algun juez , policía municipal.La única cosa que te salva de esa violencia cuando estas metida en ella ,es poner tierra por medio y quererte a ti misma y dejar que el tiempo borre todas las injusticias que pasaste en ese ciclo de tu vida..Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.