¿Qué es el Gerrymandering?

El Gerrymandering es un término que se utiliza en la ciencia política para explicar la manipulación de las circunscripciones electorales*, dividiéndolas, aumentándolas, o empequeñeciéndolas con la intención de obtener un beneficio de cara a unos futuros comicios, intentando quebrar la imparcialidad de los resultados electorales. El Gerrymandering trata de estipular una supra representatividad en las circunscripciones donde se prevé que el partido político que manipula la circunscripción puede obtener más votos (a través de encuestas y resultados electorales anteriores), a su vez reduciendo la representatividad en las zonas donde su apoyo es menor. Es decir si en el territorio A recibo un 70% de los votos y en el territorio B ,que limita con el territorio A, obtengo un 10% de apoyo electoral, a mi partido le conviene fusionar la circunscripción del territorio A y B para obtener una mayor representación en ambos territorios

El “Gerrymandering español” post franquista.

Desde las protestas ciudadanas del 15 de mayo del 2011, se han planteado y alojado en la conciencia colectiva de la población la idea de que es necesaria una reforma del sistema electoral como forma de reivindicar una mayor democracia. (Que se traduce simplemente en una mayor representatividad). Muchos señalan a la fórmula matemática D’Hont como culpable de la poca representatividad en la democracia española. Sin embargo el problema con el reparto de poder es mucho más profundo, y tiene, como la gran mayoría de nuestras instituciones, un viejo olor a franquismo.

En la mal llamada transición del 78 donde los representantes viejos (y no tan viejos) franquistas se acostaron tomándose un colacao calentito, y se despertaron llenos de júbilo al descubrir que de la noche a la mañana se había convertido en demócratas, quisieron dejarlo todo atado y bien atado. Estos prudentes franquistas a principio de los 70 y con media España pidiendo libertad sin ira, pero libertad, se sentaron con papel y boli y empezaron a hacer números. Se percataron que extrapolando los resultados de las elecciones de 1936 a 1977 con un sistema electoral mayoritario, la izquierda podría perfectamente obtener mayoría absoluta para gobernar. Pero estos futuros fundadores de Alianza Popular no tenían un pelo de tontos, y se dieron cuenta de que en los mismos resultados de la 2º república, pero tomando la provincia como circunscripción y no la comunidad autónoma, la izquierda no solo perdía la mayoría absoluta, sino que también la mayoría relativa. Blanco y en botella, en la nueva “ Democracia” que llegaría a España, la circunscripción debía de ser la provincia, y no la comunidad autónoma. Este cambio de circunscripción produce una sobre representación de provincias que tradicionalmente han sido más conservadoras como Soria y Teruel, dejando a las grandes ciudades como Barcelona y Madrid, plazas fuertes de la izquierda, con una representación menor.

*Una circunscripción (o distrito electoral) es el conjunto de electores a partir del cual se procede, según el resultado de las elecciones, a la distribución de los escaños asignados. La idea inherente a la conformación de un distrito electoral es hacer efectivo el principio fundamental de la democracia representativa de la equidad en el voto.

Para poder entender el fenómeno del GerryMandering español es preciso fijarse en el valor de cada escaño por provincia:

POBLACIÓN

ESCAÑOS

VALOR ESCAÑO

SORIA

90.954 3

30.318

TERUEL

138.686 3

56.128

BARCELONA

5.052.666 31

162.989

MADRID

5.718.942 35

163.399

 

Al ser el sistema electoral de circunscripción provincial da una representatividad mayor a provincias con una población más pequeñas, generalmente de zonas rurales vinculadas tradicionalmente a posturas más conservadoras. Si observamos un mapa de España con los resultados electorales de todas las elecciones desde el 78 observamos que generalmente las provincias con 1% menos de población total ( Soria, Teruel, Albacete, Avila,Segovia, Burgos, , ,Cuenca, Guadalajara,Ourense , Lugo…etc) son feudos de la derecha española. Por cierto, tiene cierta similitud a los dos bandos de la Guerra Civil:

imagen 1 imagen 2

imagen 3
imagen 4

 ¿Cuál sería la solución a corto plazo para paliar el Gerrymandering español y una de las muchas deficiencias que de la democracia representativa?

La solución pasa por el cambio de la circunscripción provincial a la circunscripción autonómica, para dotar al sistema de repartición de escaños de una mayor proporcionalidad. Si tenemos en cuenta la circunscripción autonómica el cambio es bastante significativo.

CIRCUNSCRIPCION PROVINCIAL

CIRCUNSCRIPCIÓN AUTONÓMICA

DIFERENCIA

ANDALUCÍA

61 62 +1

ARAGÓN

13 10

-3

ASTURIAS

8 9

+1

CANARIAS

15 15

=

CANTABRIA

5 4

-1

CASTILLA Y LEÓN

33 20

-13

CASTILLA LA MANCHA

20 15

-5

CATALUÑA

47 55

+8

CEUTA

1 1

=

VALENCIA

32 37

+5

EXTREMADURA

10 9

-1

GALICIA

24 22

-2

BALEARES

8 8

=

LA RIOJA

4 2

-2

MADRID

35 47

+12

MELILLA

1 1

=

NAVARRA

5 5

=

PAÍS VASCO

19 18

-1

MURCIA

9 10

-1

TOTAL 350 350

En la tabla se puede observar la sobre representación de Castilla la Mancha y Castilla y León, donde el PP recibe gran parte de sus votos, y la representación es menor en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona muy vinculadas a la izquierda, de hecho partido como IU y actualmente PODEMOS encuentran en ambas ciudades su mayor fuente de votos.

El Gerrymandering Español 2.0

Después de la resaca electoral de las elecciones europeas, ante el fracaso del PPSOE y sumándole al miedo que parece cambiar de bando, el Partido Popular necesita de una reforma electoral de cara a las elecciones municipales que le permita seguir perpetuándose en el poder. Para ello ya no solo basta con un sistema electoral hecho a medida, ahora también necesitan que el alcalde más votado sea quien gane las elecciones y así poder evitar futuras coaliciones de izquierdas. Esta reforma anti PODEMOS+IU es la consecuencia de un miedo atroz de la derecha a perder la alcaldía de Madrid y de Valencia. Si las encuestas del CIS se mantienen, una coalición de los dos partidos de la izquierda institucional podrían hacerse con la alcaldía de Madrid, y quién sabe si poder destapar todos los casos de corrupción que sufren y pagan los madrileños. El PP con mayoría absoluta en el gobierno solo necesitaría de un falso pleno en el parlamento para hacer viable esta reforma, aunque cargue con la oposición de todos los partidos y de la sociedad española. Esto es ni más ni menos que un Gerrymandering español 2.0.

Artículo anterior

Pinto inicia una campaña para localizar árboles con riesgo de caídas de ramas

Artículo siguiente

El gobierno no tiene expediente abierto en contra de la UTE Valoriza-Gestyona

Víctor López

Víctor López

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.