Opinión

La política es un circo y yo soy el payaso feliz

En el pleno del pasado jueves el foco se encontraba en las faltas de respeto constantes y en la estrategia, o falta de ella, de los defensores de la tauromaquia.

Pero hay algo muy curioso que quizás se haya pasado por alto. Ante las protestas de estos señores y señoras y haciendo imposible el comienzo del pleno, el partido socialista pidió al alcalde que desalojara la sala. Rafael Sánchez tras ser insultado en infinidad de ocasiones acepta la petición del Psoe. Acto seguido e incomprensiblemente  los concejales del grupo municipal socialista, junto con el PP, abandonan el pleno, dándose un baño de multitudes, arropados por los taurinos en la plaza de la constitución a los pies del ayuntamiento. ¿Por qué? Tales hechos pueden tener varias explicaciones. Una de ellas, al margen de la ovación que los taurinos les regalaron, pudiera tener que ver con conseguir una fotografía. La imagen del pleno municipal vacío a excepción de Ganemos Pinto, síntoma de la soledad y la incapacidad de diálogo del grupo de gobierno. Pero les salió Rana. Ciudadanos con buen criterio permaneció en el pleno, dado que muchos de los puntos del día tenían que ver con importantes mejoras para el municipio.

Lo que ocurrió después fue descrito por muchos como algo patético, rastrero o irresponsable, yo lo definiría como ridículo. Uno de los puntos del día consistía en la decisión del ayuntamiento de ceder unos terrenos públicos a Adif, para la construcción del apeadero que requería de la mayoría absoluta, pero que sin el PP o el Psoe en la sala sería imposible conseguir, dilatando los tiempos de una de las más importantes demandas ciudadanas de los últimos años.  Ver a varios concejales de Ganemos y Ciudadanos buscar entre la multitud a concejales del Psoe parecía sacado de una película de Berlanga. Finalmente aparecieron tras la marcha de los taurinos y después de votar ése punto volvieron a desaparecer. Imagino que la defensa de las escuelas de música o la enésima multa a La Ute Valoriza gestiona por tener el pueblo como lo tiene, no requerían de la representación en el pleno del Partido Socialista.

Cuando el fin de un partido político es en exclusiva ganar elecciones, cuando la estrategia de un partido no consiste en mejorar la vida de los vecinos, cuando confundes la política de un pueblo y de sus gentes con “política de alto nivel” como si de llegar a la Moncloa se tratara, se pierde por completo el sentido mismo de la representación política.

Me quedo con las palabras que me dedicó un clásico socialista Pinteño en la puerta del ayuntamiento. “Los antitaurinos jamás nos votarán, pero hay taurinos que sí nos votan”

 

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

En 2020 la Diócesis de Getafe comenzará a devolver el dinero de la construcción de la Iglesia de la Tenería

Artículo siguiente

El Hedaya de Pinto condena del atentado y condolencias por las víctimas en Manchester

Javier Castello

Javier Castello

2 Comentarios

  1. Oskar
    28 Mayo, 2017 at 10:40 am — Responder

    Eso si, bien que reclaman las dietas del pleno.
    Vergonzoso.

  2. Maria
    26 Mayo, 2017 at 11:00 pm — Responder

    Alucinante lo del pleno de los concejales PP Y PSOE concejales que están cobrado todos los meses de dinero de los Pinteños. Abandonan el pleno para satisfacer alos taurinos. Personas por decir algo, estas personas insultaron insultos muy fuertes ala masima autoridad como es el Alcalde. Los concejales de los partidos mayoritarios se fueron con los taurinos, alucinante por no decir otra cosa, espero y deseo que estos concejales nunca tengan el mando de la Alcadia de Pinto. Concejales y taurinos impresentables unos por insultar y otros por no defender su trabajo y el sueldo que les pagamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.