Opinión

Motivos por los que el PP nos engaña con la Operación Asfalto

Es una clara maniobra electoral. Muchos pinteños se quejan, sin falta de razón, de que ellos no votan para que se vea actividad a unos meses de las elecciones, sino para que se haga lo necesario de una manera correcta durante los 4 años de mandato. No ha sido así. Ahora, con vista a las próximas elecciones, el gobierno de Pinto pretende colgarse la medalla de haber arreglado Pinto. Si al menos lo hubieran hecho bien, la queja sería aún menor.

Una mala planificación de obra. Hay más pruebas de que esta operación se ha realizado “deprisa y corriendo” para que no les “pillara el toro” y pode hacerlo lo más próximo a las elecciones. Una de ellas es que no se ha seguido la lógica de construcción. Una de las cosas fundamentales es que en esta época del año no se debe asfaltar, entre otras cosas porque la base compactada puede estar demasiado fría para realizar la operación. Además, el agua se filtra en el asfalto, quedando atrapada y, cuando llegan las temperaturas más bajas, se congela, agrietando la carretera.

Una manifiesta pésima organización. En poco tiempo han levantado muchas calles de Pinto, prácticamente al mismo tiempo, para asfaltarlas. No pueden hacerlo de otra manera si quieren llegar a tiempo al límite antes de las elecciones para realizar obras públicas, habiendo empezado tan tarde para que quedara patente que “estaban haciendo algo por el municipio” de cara a las elecciones. Esto ha provocado problemas en el tráfico, siendo casi imposible la circulación por Pinto, principalmente en el centro, y dificultando a los vecinos incluso para poder acceder a sus casas. Durante toda la operación hemos recibido quejas de los ciudadanos sintiéndose realmente afectados por una mala organización.

Además, la señalización de las obras no era la correcta, no se avisaba con suficiente antelación que la calle por la que circulabas llegaría a un punto que estaría cortada, imposibilitando que se pudiera decidir otro recorrido con anterioridad y poder evitar las obras. En una conversación con uno de los trabajadores encargados de esta tarea aseguraba que “consideraba más lógico organizar mejor la señalización pero él recibía órdenes y no podía hacer otra cosa”.

¡Vaya! Faltan las señales. Semanas después de la finalización del asfaltado de las primeras calles podemos observar que faltan, en la gran mayoría de ellas, las señales horizontales de circulación (las que están pintadas en el suelo). Así, comprobamos que, después de todo este tiempo, no se han pintado, por ejemplo, muchos pasos de cebra o han estado demasiado tiempo sin pintarse. Esto ya ha dado lugar a los primeros conflictos entre peatones y conductores y los problemas pueden volverse aún más serios. Tampoco se han pintado algunas líneas de aparcamiento y otras señales como la de STOP (que ahora parece ser sólo “OP”).

Un mal resultado. A los pocos días de acabar de asfaltar la Avenida Isabel la Católica, tuvieron que volverla a levantar y a asfaltar por el mal resultado. Con las obras para cambiar la posición de los aparcamientos se han dejado en esa misma calle, y en otras, salientes de la acera que dificultan la circulación. Por otro lado, se ha comprobado en los últimos días de lluvia que se forman charcos enormes en el nuevo asfalto, cosa que antes no ocurría.

Artículo anterior

Programación Navideña del Barrio de los Artistas de Pinto

Artículo siguiente

Sexta recogida de juguetes de las Nuevas Generaciones del PP de Pinto

Javier Carrero

Javier Carrero

Estudiante de Derecho y de Ciencias Políticas en el Campus de Excelencia Internacional de la Universidad Carlos III de Madrid. Consejero de Podemos y candidato a las elecciones municipales con Ganemos Pinto.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.