Opinión

¡Que vivan las cadenas!

2 frases resumen para mí lo más ignominioso de nuestra compleja sociedad española a lo largo de la historia, y que para ser justos, cada generación nueva va desterrando.

Una coincide con el regreso del inefable Fernando VII a España, y con él, la vuelta al oscuro absolutismo que parecía superado por el soplo de libertad que insuflaron las cortes de Cádiz.

– ¡Vivan las caenas! gritaba el vulgo. Merecedor por cerril de lo que vendría por delante, y que a la postre, nos descolgaría del avance social y político que se estaba produciendo en el resto de Europa, retraso que nos costó más de 100 años recuperar.

La segunda frase ¡Muera la inteligencia, Viva la muerte! -, más cercana en el tiempo, la pronunció en la Universidad de Salamanca el fundador de la legión y “caballero mutilado” (los perdedores eran “jodidos lisiados”) Millan Astray , ante el desconcierto y vergüenza de Unamuno y el estasis de la concurrencia.

¡Muera la inteligencia, Viva la muerte! . Otra vez el oscurantismo y el retraso social, esta vez de 40 años.

Ahora, en pleno siglo XXI, y ya como sociedad supuestamente madura y democrática, algunos incautos creiamos desterrados estos viejos vicios hispánicos, pero el primer pleno del ayuntamiento de Pinto me trajo a la memoria estas dos frases.

Ayer asistimos con incredulidad al milagro de los panes y los peces. El PP y el PSOE, que no se ponen de acuerdo en nada casi como axioma de vida, fueron ungidos por el halo misterioso del acuerdo.

¿y qué les llevó a ello? ¿Quizás algún asunto relacionado con la educación, justicia social, transporte…?

No, el motivo que obró el milagro, y que define muy bien la razón de su paso por la política, no es ni más ni menos, que el servicio sin complejos a uno mismo y su mecanismo. Tal milagro, como digo obró cuando el partido en el gobierno osó, como gesto de responsabilidad, reducir gastos en modo de recortes de asesores y prebendas a concejales sin cartera.

Y es aquí cuando al tándem PP-PSOE les salió el “ande yo caliente, ríase la gente” que a mí no me tocáis el sueldo, ni los favores debidos a los palmeros más destacados de cada partido. Y con esa unidad, que como sabemos les ha caracterizado siempre, se pusieron de acuerdo para evitar tal dislate por parte del gobierno de Pinto, echando la propuesta por tierra.

…Y lo más triste de todo, ante un público enfervorecido de “toros, si” toros, no” que a mí me recordaba a aquel ¡Vivan las cadenas! ¡Muera la inteligencia!

Como si lo verdaderamente importante, lo que nos convierte en Sociedad con mayúsculas, no fuera con ellos.

Y es que da igual, nada tienen que justificar, ni les pasará factura alguna. Cuando lleguen las siguientes elecciones los de siempre volverán a gritar. ¡Vivan las Cadenas!

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

Yo estuve allí

Artículo siguiente

Pinto, un pueblo con orgullo

Fernando Larra

Fernando Larra

5 Comentarios

  1. José Maria
    6 julio, 2015 at 12:44 pm — Responder

    Por fin alguien sensat@ diciendo verdades como puños. Sigamos su ejemplo. Nos nos pongamos a descalificar por cuestiones personales o intereses ocultos.Luchar por tu partido o tus ideas no es estar todo el día indignado esperando que alguien abra la boca para enviarle una descarga de insultos. Ni todos somos casta ni todos somos chusma.Ejercitemoslo.

  2. Manuela
    5 julio, 2015 at 9:22 pm — Responder

    Estas últimas semanas estoy contemplando con estupor un fenómeno en la política pinteña que me parece devastador. Parece que cualquiera, en su casa y tras su ordenador, puede decir lo que le viene en gana.
    No estoy en contra de las redes sociales, bien utilizadas son una gran ventaja y una herramienta muy útil. Pero lo que estoy viendo, mejor leyendo estos días, es una buena muestra de lo peligrosas y contra producentes que se pueden volver. Unos con sus opiniones, retuercen y desvirtúan hasta la saciedad. Otros se autoproclaman mensajeros de lo que desconocen, y lanzan al aire lo primero que se les ocurre sin ninguna autoridad. Por no hablar de los que directamente lanzan bulos.
    He tomado una decisión, y aconsejo a todos los responsables de esta nueva corporación que hagan lo mismo, por principio no voy a tener en cuenta nada de lo que diga una persona con la única intención de intoxicar y que no esté firmemente contrastado. Y no tiene que tener valor lo que se describe en relación a lo que piensan, dicen o hacen terceros. ¡Faltaría más!
    Y no lo digo solo por este artículo de opinión, vale también para los anteriores y resto de medios. Y no me vale lo de la libertad de expresión, esto es otra cosa!!!!

    • FERNANDO LARRA
      6 julio, 2015 at 8:39 pm — Responder

      Un articulo de opinión es en esencia la forma en que percibe la “realidad” el propio articulista. Por supuesto que podré errar en mis impresiones, pero lo que no cabe duda es que es mi opinión.
      Ademas creo que es destacable que La Voz de Pinto nos permita expresarnos, por supuesto con espíritu critico y respeto.
      Te invito a que hagas tu lo mismo Manuela.

  3. Jose Maria
    5 julio, 2015 at 1:38 pm — Responder

    Y que dice tu bola de cristal del apoyo del PSOE a la investidura y al asunto del IBI ??? También fueron ungidos por el halo misterioso de…. un ” imposible” acuerdo ???
    Que cursilada !!! No me mates con tomate !!!
    jajajajaja.
    Lo de Carmena y Colau son grandisimos detalles, lo que tu dices es una mascletá. No confundamos los artificios.

  4. Jose Maria
    4 julio, 2015 at 7:28 pm — Responder

    Sin entrar a valorar el articulo, sí quiero decir que aunque está fechado
    el 4 de julio supongo que habla del pleno en el que no se concedió el super sueldo a la corporación y sí el “hasta luego Lucas” a la oposición. Así que el autor disfrazado de Fígaro, Duende, Bachiller ó Pobrecito Hablador nos larga un alegato más de Millan Astray que de otra cosa, que me llena de estupor
    Cuidate que mira como terminó tu genial antepasado.
    Jose Maria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.