Opinión

Un Rayo de esperanza

En la mañana del pasado viernes 21 de noviembre, en la calle de Sierra de Palomeras del madrileño barrio de Vallekas, se produjo otro atentado a los derechos humanos, una vergüenza más que añadir al sistema decrépito y putrefacto en el que este país esta sumido.

Mientras las televisiones nos bombardeaban con noticias del fallecimiento de la Duquesa de Alba, máxima exponente de esa rancia clase de señoritos andaluces que han oprimido y sumido al pueblo andaluz en la miseria, y responsable directa del drama del desempleo rural, otra octogenaria, Carmen, era desalojada de su vivienda por haber cometido un enorme delito… avalar a su hijo.

En un principio, este suceso pasó desapercibido para la gran parte de la ciudadanía, en realidad, como la inmensa mayoría de los desahucios que se vienen produciendo a lo largo de esta crisis pese a la extraordinaria labor que realiza la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (la PAH).

Quizá la paradoja que se produjo entre estas dos mujeres coetáneas, fue la chispa que hizo estallar las redes sociales. Mientras una era despedida en loor de multitudes, la otra, era vejada, humillada y vilipendiada sin piedad. Con nuestros políticos haciendo caso omiso de ese artículo 47 de una constitución de la que no paran de vanagloriarse para otros menesteres.

Todo este cúmulo de circunstancias hizo que las noticias sobre Carmen y su desalojo fueran “in crescendo” hasta tocar la fibra de un club de fútbol pequeño y humilde en lo económico pero que tiene un patrimonio de valor incalculable, una afición solidaria y comprometida con los problemas sociales y la lucha de la clase obrera.

Lo sorprendente es que este excepcional ambiente que se vive en las gradas del Nuevo Estadio de Vallekas, ha conseguido impregnarse en las conciencias de los jugadores y cuerpo técnico del Rayo Vallecano.

El sábado, su entrenador Paco Jemez, anunciaba en rueda de prensa que la plantilla del Rayo se haría cargo de la situación de Carmen, dando el apoyo a todos los que han sufrido o sufrirán esta lacra social, excusándose por no poder ayudar a todos y explicando que el carácter de excepcionalidad que presentaba el caso de Carmen, les había llevado a tomar esa decisión.

Confieso, que pese a que he visto ganar copas de Europa en directo a mi equipo del alma (soy madridista 100%), jamás me ha dado tanta alegría algo relacionado con el fútbol como aquella noticia en aquella rueda de prensa.

Muchos pensarán que esto es flor de un día, y que Carmen, como el protagonista del anuncio de la lotería que hace llorar a media España, simplemente ha tenido suerte. Pero no, afortunadamente en este caso, el fútbol tiene un poder inmenso y gracias a él, esta historia ha llegado a los lugares más recónditos del mundo.

Si el entrenador del Rayo ha conseguido dando eco a esta noticia que el portavoz del PP Carlos Floriano se comprometa a buscar una vivienda de alquiler para Carmen, ¿os imagináis que pueden conseguir unas declaraciones de Gasol, Nadal o Alonso? os aseguro que ni el mismo Pablo Iglesias haría temblar los cimientos de Génova como nuestros afamados e idolatrados deportistas.

Para finalizar, mi gratitud eterna a los componentes del Rayo Vallecano que seguramente espoleados por su impresionante afición han ayudado a Carmen, y quizá sin saberlo, han creado las bases para ayudar a paliar este problema por el que pasan muchos de nuestros vecinos, y que nuestros políticos son incapaces de solucionar.

Saludos de quien presume de tener el corazón merengue y el alma Bukanero…

Artículo anterior

Los talleres de cerámica y de dibujo y pintura de Pinto serán gestionados por Antonio Escoz y Ramón Córdoba

Artículo siguiente

Nueva victoria del Pinto ECB ante el Ciudad de Móstoles

José Lagos

José Lagos

Militante de MIA-Pinto y miembro de Ganemos Pinto

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.