Opinión

… Y te rechinan los dientes

Para empezar me gustaría agradecer a este medio: La Voz de Pinto. Eso, el haberme dado voz, voz para poder expresar bien en alto lo que este día 6 de Marzo significa para mi familia y para mi.
Ya que hoy es el aniversario de la muerte de mi padre, Jesús María Rabanal.
Sobre la figura de mi padre podría escribir un libro, pues fue una persona muy singular. Cada vez que le recuerdo no puedo evitar una sonrisa bobalicona en los labios.
Leonés de pura cepa, criado en un hospicio… y solo en el mundo hasta que el azar y la luna de Valencia le llevó a enamorarse de otra leonesa que vivía en Pinto.
Su personalidad era un equilibrio perfecto entre el altuismo y su temperamento cascarrabias, y es que, aunque gruñón, era el mejor amigo que te podías encontrar en esta vida… Terco y apasionado, amante incondicional de la música y el fútbol. Pero sobre todo, y ante todo, padre.
Lo éramos todo para él, y así nos lo transmitió y nos lo hizo sentir desde el primer hasta el ultimo día de su vida.
Otra de sus no pocas cualidades era su afán por el trabajo bien hecho, y sé que todos los que le conocieron y trabajaron con el apoyarían esta afirmación .
A veces pienso que si no hubiera tenido este afán por hacer él las cosas, tal vez no hubiera sido la víctima de este horroroso accidente… aunque tengo claro que tarde o temprano hubiera sido otra persona y habría otra familia destrozada en Pinto. Y es que cada acción suele tener una consecuencia; si empleo maquinaria en mal estado, puedo provocar que algún empleado se haga daño y en el peor de los casos como en este, sea un daño fatal.

No serían ni las 10 de la mañana de aquel fatídico 6 de marzo cuando mi madre me llamó al trabajo.
Debía de ir inmediatamente a su casa, mi padre había tenido un accidente y no me quería dar más detalles por teléfono, temía mi reacción al saber la terrible verdad.
Aunque no necesité llegar a su casa para que la verdad se hiciera tan palpable ante mi , como de por si dura era… fue al cruzarme con varios trabajadores de Aserpinto, no trabajaban y cuchicheaban. Sus caras al verme fueron toda un revelación para mi. Mi padre había muerto.
Lo que aconteció después es sumamente difícil de describir, el dolor te atenaza, la gente te habla, firma aquí para recoger efectos del anatómico forense, firma allá para no sé qué del entierro, …un velo de irrealidad lo cubre todo, y te sientes como una niña asustada que lo único que quiere es correr a la protección del abrazo de tu padre, pero ya nunca volverá.
También te hablan los de las corbatas, y los políticos con familiaridad y afecto. Esos que se hubieran cambiado de acera si se cruzaban con tu padre… y de repente te viene a la mente una palabra … elecciones, y te rechinan los dientes.

Una caja cerrada, velas, olor intenso a la cantidad inmensa de coronas de flores, gente y más gente, más políticos, cientos de uniformes de Aserpinto… ¿en serio estás ahí?, y al final de todo una urna… y silencio, frío y viento. Hacía mucho viento. Ceniza.
Y tu mente empieza a despertar, ¿Por qué?
Buscas en los medios la noticia de la muerte de tu padre y vas viendo la versión que ha sido extendida… que el trabajador se acercó y quedó atrapado , que se apoyó… básicamente en todas se podía traducir del texto que el trabajador se mató por ineptitud y por no hacer bien su trabajo… o eso entendí yo.
La gente que te quiere y se preocupa por ti te aconseja que busques la ayuda de un abogado… y tú en tu inmensa ignorancia de estos asuntos no buscas al mejor…buscas a uno que te pide el corazón porque como tenia amistad con tu padre, piensas que se va a dejar el pellejo en defender su causa.
Te vas enterando de esas cosas que no se dijeron en los medios, y que sí aparecen en un informe hecho por una inspectora de trabajo in situ a la máquina causante de tan terrible tragedia. Te enteras de que hay muchos imputados, les vas poniendo rostro,… y te rechinan los dientes.

Y pasan las elecciones, y se va el PSOE y sale elegido el PP… y os preguntareis, ¿por qué es reseñable este dato para el tema que nos atañe?
Pues he de explicar que cuando ocurrió el accidente el gobierno de Pinto y la dirección de Aserpinto era del PSOE, y se puede decir que su aptitud ante los acontecimientos fue pacífica… o al menos aunque nunca clamaron el -mea culpa, sí hubo en todo momento respetoQue por supuesto no les exculpa de nada, pero no obstante se agradece.
Pero con la nueva formación , la del PP en el gobierno, llegó nuestra guinda del pastel, y es que si no era poco nuestra herida abierta, nuestra sensación de pérdida y rabia contenida, vino la nueva directiva de Aserpinto a darnos un buen bofetón en forma de demanda. A esto añadir que no mucho tiempo atrás habíamos destapado la plaquita de turno en homenaje de mi padre con fotito monísima de rigor, palmaditas en la espalda y -para lo que necesitéis aquí estamos… y te rechinan los dientes.
Suerte para nosotras que a estos del PP los echaron no sé si de buena o mala manera… no viene al caso, la cuestión es que los nuevos gobernantes y directiva decidieron quitarnos la demanda por la incoherencia de esta misma, y sobre todo, por el cariz inhumano en el que había tornado.
No obstante he de decir que la experiencia me dejó mella, que se hace palpable ante el rechazo que me crea la gran mayoría de la clase política… si ya me lo decía mi padre.
Y pasó el tiempo … y pasó … y al par de años le pusieron el nombre de mi padre a un parque … y siguió pasando el tiempo sin que aconteciera nada… y nos desesperamos, y empezamos a indagar sobre nuestra defensa… y otra bofetada en la cara, confianza ciega en una persona que no estaba haciendo nada. Lloras y te da rabia… y te repones, peleas y buscas a otro abogado que consigue que el caso avance… pero llega a un punto en el que no queda más que esperar a ese día que te llamen y te den una fecha para un juicio… que no llega… y pasa el tiempo, y siguen habiendo muchos imputados, y tú sabes quienes son algunos y otros te preguntas quienes serán… y siguen los días, las semanas , los años… y a ti te rechinan los dientes.

Artículo anterior

Sonia García, número 7 de Ganemos Pinto, retira su candidatura

Artículo siguiente

Talleres para fomentar la lectura entre niños y adultos en Pinto

Virginia Rabanal

Virginia Rabanal

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.