Política

Se aprueba la modificación del IBI en Pinto entre reproches al Equipo de Gobierno

 A las 19:00 horas de la tarde de ayer jueves 2 de julio tuvo lugar un pleno extraordinario y urgente convocado por el actual equipo de gobierno para tratar la revisión catastral del IBI en la localidad, una decisión que pese a subir el tipo impositivo del 0,4 al 0,75, según el informe de intervención municipal permitirá bajar el recibo del IBI un 21% de media a los vecinos de la localidad. La volvió a estar marcada por la presencia de partidarios de que se celebren festejos taurinos en las próximas fiestas patronales.

El Partido Popular, liderado por Miriam Rabaneda, se excusó por la tardanza en bajar al pleno ya que como argumentó la portavoz “nos hemos encontrado con la puerta del Ayuntamiento cerrada”, por lo que le instó al nuevo alcalde a que no las cerrara.

Punto 1: Declaración de la urgencia de los asuntos a tratar.

Consoli Astasio, concejal de Hacienda explicó que este pleno se hacía de manera urgente debido a que el plazo para comunicar al Catastro la aceptación o no de la revisión del IBI y de los tipos impositivos que le acompañarían finaliza el sábado 4 de julio. “Es de responsabilidad hacer las cosas juntas y es de transparencia traerlas a pleno”.

Tamara Rabaneda, por su parte, explicó que había llamado al Catastro y le dijeron que solo era necesario que se indicara por parte del consistorio la aceptación o no de la revisión y que el tipo de gravamen se puede comunicar hasta el 31 de julio. Por su parte, la portavoz popular, Miriam Rabaneda pidió al gobierno que dejaran la modificación de la ordenanza encima de la mesa y recriminó a Rafael Sánchez que no van a permitir “ni imposiciones ni chantajes, ya que ayer en la reunión dijeron que si no se aprobaba este punto de la ordenanza usted retiraría el punto y no se llevaba al catastro y eso, es chantaje”. Astasio replicó a Rabaneda diciéndola que “Ganemos no está imponiendo, un gobierno en minoría nunca puede imponer” y le instó a que “no buscara la palmada fácil”.

Tamara Rabaneda. Fotografía: Javier Alcocer.

Tamara Rabaneda. Fotografía: Javier Alcocer.

Ante esto, Diego Ortiz– portavoz del PSOE- solicitó a la interventora municipal que explicara si este pleno era urgente o no, quién argumentó que los ayuntamientos tienen que aprobar los tipos impositivos antes del 1 de julio del año antes de que se vayan a aplicar, pero que al ser este un año electoral se da de plazo hasta el día 31 de julio. Sin embargo leyó textualmente que “el tipo de gravamen de IBI para el año 2016 tanto para inmuebles urbanos como rústicos deberá ser fijado en ordenanza fiscal mediante acuerdo plenario así como los beneficios fiscales que en ella se reconozcan. Todo ello deberá ser remitido antes del 4 de julio por este ayuntamiento”.

Por ello, el portavoz socialista afirmó que votarían a favor de la urgencia ya que “nos fiamos de la señora interventora”.

La urgencia del pleno fue aprobada por unanimidad entre todos los grupos municipales de la corporación.

Punto 2: Aprobación Inicial de la modificación de la Ordenanza Fiscal nº 1.2 Reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

En el segundo punto del orden del día, el tono de las intervenciones comenzó de manera calmada. Sin embargo, se trataba de la calma que precede a la tormenta. Muchos reproches recibió el Equipo de Gobierno de Ganemos liderado por Rafael Sánchez por parte de los distintos grupos de la oposición.

La portavoz de Ciudadanos- Juani Valenciano– instó a que este tipo de decisiones no se tomen en 24 horas ya que “la bajada del IBI es algo que llevamos pidiendo años a gritos”. Además se dirigió al alcalde para comentarle que “me ha disgustado mucho su manera de hacer, llevamos tres reuniones y no nos ha dado opción”. Por último manifestó su intención de sacar adelante el Ayuntamiento sin que sean los vecinos los únicos que tengan que pagar. Por último preguntó a la interventora si con el superávit de este año es posible garantizar la estabilidad a partir del 1 de enero de 2016. A lo que le fue contestado que “el superávit solo puede destinarse a lo establecido por el Ministerio de Hacienda, a amortizar créditos con los bancos y una vez amortizados a solicitar unas inversiones financieramente sostenibles, nunca jamás a pagar los gastos corrientes del Ayuntamiento”.

Consoli Astasio procedió a la explicación de la propuesta de modificación del Equipo de Gobierno mediante una presentación en un proyector para que todo el público pudiera ver los datos de los que se estaban tratando. “Esta modificación tiene tres objetivos fundamentales: asegurar la estabilidad presupuestaria, conseguir una rebaja del 21% en el IBI e incrementar bonificaciones para las personas más desfavorecidas”.

Tabla valores IBI y recaudación municipal presentada por Ganemos Pinto.

Tabla valores IBI y recaudación municipal presentada por Ganemos Pinto.

Según explicó la concejal titular de Hacienda, manteniendo el mismo tipo impositivo y la bajada del valor catastral el Ayuntamiento entraría en una situación de quiebra por ello “nos vemos en la obligación de tocar el tipo impositivo” aunque luego aceptó la propuesta de Ortiz (PSOE) de seguir trabajando con la oposición para intentar rebajarlo el próximo año.

A pesar de subir el tipo impositivo del 0,4 al 0,75 los ingresos del ayuntamiento se reducirían en 9 millones de euros y serían unos ingresos más cercanos a los presupuestados por el anterior Equipo de Gobierno. Aún así habría que amortizar 3 millones de euros pero “se podría bajar el IBI en un 21%”.

En cuanto a las bonificaciones, se incluyen dos modificaciones principales. La primera la rebaja del 50% en el recibo de los núcleos familiares con ingresos familiares menores a 20.000 euros anuales en viviendas de protección oficial (VPO) para los años séptimo a décimo tras su compra. Esto repercutiría en 176 familias para 2016, en 913 para 2017, en 1019 para 2018 y en 1259 para 2019. Este incremento, argumentó Astasio, se debe a que en 2007 y 2008 apenas hubo promoción de VPO. La segunda bonificación consiste en una reducción adicional del 10% para familias numerosas, un total de 283 en la localidad.

Tabla de bonificaciones presentada por Ganemos Pinto.

Tabla de bonificaciones presentada por Ganemos Pinto.

Tamara Rabaneda, del Partido Popular, afirmó que “la estabilidad presupuestaria está garantizada porque el PP pasó a tener superávit presupuestario y ustedes no son capaces de gobernar ni de hacer esfuerzos por la ciudadanía”, además sentenció que Ganemos Pinto “propuesta tras propuesta están decepcionando a todo un pueblo”.

El Partido Socialista volvió a solicitar la palabra para la interventora municipal y así explicar si el Ayuntamiento sería insostenible con los actuales tipos (0,4) y una rebaja del 55% de los valores catastrales. La interventora argumentó que el IBI supone aproximadamente el 55% de los ingresos municipales y que si esos ingresos se reducen a la mitad, “haría insostenible el Ayuntamiento” ya que de recaudar 25 millones de euros en 2014 se pasaría a 10 millones en 2015 cuando solo en contrato con la UTE es de seis millones de euros. A esto habría que sumarle los gatos de Aserpinto, nóminas, mantenimiento de instalaciones deportivas y alumbrado público entre otros. Por eso, Diego Ortiz– portavoz del PSOE- explicó que poner en peligro los servicios municipales no es algo que vayan a aceptar los socialistas y votará a favor.

Salomón Aguado- PP- volvió ha hacer hincapié en “el chantaje y extorsión” que están llevando a cabo desde Ganemos Pinto ya que según Aguado ninguno de los informes técnicos argumentan la urgencia. “¿No se merecen los vecinos de Pinto que el Ayuntamiento haga el esfuerzo, se abroche el cinturón y permita la bajada del IBI?”. Por último quiso recordar al ahora alcalde que cuando estaba en la oposición preguntaba que “Por qué queríamos tanto dinero en los bancos”, a lo que respondió Aguado que “para permitir una bajada del IBI”. Esto provocó que el alcalde comentara que “Tiene usted el cuajo de pedirnos que nos abrochemos el cinturón” y que quisiera gastarse más de medio millón de euros en despedir a cuatro trabajadores municipales.

Salomón Aguado. Fotografía: Javier Alcocer.

Salomón Aguado. Fotografía: Javier Alcocer.

A continuación Rafael Sánchez, alcalde de la localidad, tomó la palabra para afirmar que “no va a haber subida del IBI” y le pidió al PP que le propusiera alternativas. Tamara Rabaneda le respondió “Trabajo, pico y pala”. También quiso Sánchez recordar que el anterior equipo de gobierno nunca llegó a aplicar ordenanzas de impuestos a entidades bancarias ni a antenas de telefonía móvil. Por último sentenció que “no va a ser este equipo de gobierno el que lleve a la quiebra al ayuntamiento de Pinto”.

Por alusiones, Salomón Aguado solicitó una nueva intervención que fue rechazada por el alcalde pese a pedir expresamente el edil la aplicación del punto 88.6 del Reglamento del Pleno ya que en palabras de Sánchez “las alusiones han sido constantes”. Esta actitud llevó a que el público gritara “dictador” al alcalde.

Acto seguido Salomón solicitó que se votara el “dejar encima de la mesa el punto”, algo que contó con los votos favorables de PP y Ciudadanos y los negativos de PSOE y Ganemos, por lo que no salió adelante. Tras esto, se produjo la votación de la modificación de la ordenanza que se aprobó con los votos de Ganemos y el PSOE y en contra de los de PP y Ciudadanos.

Punto 3: Informe sobre Aprobación de la nueva Ponencia de Valores de Bienes Inmuebles. 

El último punto del día consistente en dar cuenta de la aprobación de la nueva ponencia de valores no requería de votación, aun así los distintos grupos políticos tomaron la palabra.

Asistentes levantando carteles a favor de los festejos taurinos.  Fotografía: Javier Alcocer.

Asistentes levantando carteles a favor de los festejos taurinos. Fotografía: Javier Alcocer.

Diego Ortiz (PSOE) ante la reclamación de los taurinos para que apoyar los toros, quiso dejar claro que “queremos encierros”. Pero argumentó que han votado a favor de la ordenanza porque “no vamos a contribuir a la destrucción de puestos de trabajo” ni van a consentir una disminución en los servicios municipales.

Tamara Rabaneda (PP) tras afirmar “A mí me encantan los toros” afirmó que “se pueden hacer muchas cosas, pero se tiene que querer y saber”. Algo que fue contestado por Sánchez afirmando que se pondrá de nuevo en funcionamiento el grupo de fiscalidad, “ese que trabajó hasta cinco meses antes de las elecciones porque ya no interesaba”.

Juani Valenciano preguntó a la interventora si cuando se solicitó la revisión al catastro debía haber un informe de intervención favorable. A lo que la interventora contestó que “cuando se ha solicitado la revisión, en ningún caso se ha pedido informe ni se ha informado a esta interventora de esta decisión”.

El pleno finalizó con la última intervención de Miriam Rabaneda que se limitó a decir “Que bajes el IBI”.

Artículo anterior

Un tercer trabajador “subrogado” a la UTE Valoriza-Gestyona gana en los tribunales su retorno a la empresa municipal Aserpinto

Artículo siguiente

Ecologistas en Acción de Pinto apoya la eliminación de subvenciones a los festejos taurinos

Israel Sánchez

Israel Sánchez

Periodista y consultor de comunicación

1 Comentario

  1. Fernando
    10 julio, 2015 at 12:52 pm — Responder

    islas Canarias
    Hace mas de 30 años que no asisto a los plenos municipales, pero viendo lo que Uds cuentan aquí sigo sintiendo vergüenza de nuestros políticos.
    ¿ No hay ninguna forma de que nuestros políticos, se lleven bien, y luchen codo con codo, por el bien de Pinto ? en vez del y tu mas.
    Fernando Rodriguez Quiñones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.