Sociedad

Durante los episodios de malos olores en Pinto no hubo riesgo para la salud

  • Así lo determina el informe del Instituto de Salud Carlos III

A finales de verano se sucedieron múltiples quejas vecinales ante los malos olores que asolaban las noches en Pinto. Ante esto, el ayuntamiento de la localidad solicitó al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) la evaluación in situ de la calidad del aire para despejar dudas ante los efectos que podría causar en la ciudadanía.

Desde el 27 de agosto hasta el 11 de septiembre, el ISCIII evaluó las particulas que podrían ser generadoras de malos olores desde la Concejalía de Educación, en la calle Italia y desde 20 farolas repartidas por toda la localidad.

Las conclusiones del informe, recogidas en las páginas 19 y 20, se explica que no parece que haya superaciones que hagan pensar en una situación irregular en los referente a la calidad del aire. El único caso que destaca es la existencia de sulfhídrico (H2S) cuyas superaciones de umbral de olor detectadas “ocurren de manera puntual, únicamente dos días de muestreo y de forma no sostenida en el tiempo”.

En la conclusión se establece que “si bien se aprecia que en la zona Norte del casco urbano es donde las concentraciones medidas han sido las más altas para los contaminantes analizados, en ningún caso se superan ni los niveles establecidos por la legislación, ni por la OMS o por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo”.

El origen de los malos olores 

Los malos olores que han llegado a hacer que los ayuntamientos de Pinto, Getafe, Rivas y Madrid constituyan un a mesa de trabajo, tienen su origen en Perales del Río, a 15 minutos de Pinto, donde EDAR SUR (gestionada por Valoriza), antigua SUFI S.A. (empresa que se dedica a la gestión de residuos), acumula el producto resultante del secado térmico de los lodos de las depuradoras de Madrid ciudad, antes de venderlo a agricultores para el abonado de sus campos.  Este producto es un granulado, de color negro, que con altas temperaturas y altas concentraciones, realiza un proceso de autocombustión por procesos termoquímicos, y emite esos olores insoportables que hemos estado padeciendo todo el verano. La planta había estado inactiva desde 2013 pero ha retomado su actividad en febrero de 2018.

Informe del Instituto de Salud Carlos III

Informe de Calidad del Aire de la Comunidad de Madrid

Artículo anterior

Voleibol Almoradí amarga el debut en casa de Voleibol Pinto Caredent en Superliga 2

Artículo siguiente

Noche de terror en una siniestra juguetería

Israel Sánchez

Israel Sánchez

Periodista y consultor de comunicación

1 Comentario

  1. Luis Miguel
    20 octubre, 2018 at 9:15 pm — Responder

    EDAR SUR (gestionada por Valoriza), antigua SUFI S.A. (empresa que se dedica a la gestión de residuos), esta situada en el término municipal de MADRID.
    Perales del Rio está en el término municipal de Getafe.

    Los olores vienen de MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.