Sociedad

La fibromialgia, una enfermedad muy difícil de curar

La fibromialgia es una enfermedad crónica que afecta a las fibras musculares manifestando inflamación en los tejidos de los músculos así como un dolor muy grave. Se trata de un trastorno que hoy en día afecta a miles de personas en el mundo pero el cuál aún no ha sido posible probarse ni dar con tratamientos exactos para curarlo totalmente. El dolor más frecuente que manifiesta este problema es el musculoesquelético y puede darse en cualquier edad pero lo cierto es que las mujeres son las que más tienden a padecerlo.

Causas más comunes

Hasta ahora no se ha podido dar con las causas exactas que provocan la fibromialgia, aunque puede deducirse que se deriva de factores genéticos o de una alteración del sistema nervioso. También puede producirse por alguna infección viral o enfermedad autoinmune. En general, puede decirse que las causas más comunes que pueden provocar la aparición de la fibromialgia son las siguientes:

  • Desequilibrio del sistema nervioso
  • Alteración de los niveles de sustancias que intervienen en procesos neuroquímicos, dando lugar a grandes dolores en el cuerpo
  • Alteración de la llegada de flujos sanguíneos a estructuras cerebrales
  • Factores genéticos
  • Infecciones víricas, inflamaciones, enfermedades musculares, etc., que desencadenan el problema.
  • Depresión como factor desencadenante

Todos estos factores pueden ser los desencadenantes de la fibromialgia, pero lo cierto es que, en general, no existe una causa concreta de la enfermedad, hasta ahora se desconoce y no se ha podido dar con ella. Por esto, son muchas las mujeres que hoy en día padecen fibromialgia y, a causa de los extremos dolores, les es imposible hacer su vida normal, como ir a trabajar o pasar días y momentos de ocio.

Resulta muy complicado diagnosticar la fibromialgia y es muy frecuente que las personas que la padecen estén prácticamente todas las semanas de médico en médico haciéndose pruebas e intentando dar con el diagnóstico exacto con el fin de que en el trabajo puedan darse de baja a causa de los extremos dolores que se manifiestan. Las pruebas que se realizan a estos pacientes no terminan dando con el problema exacto porque se trata de una enfermedad que no se presenta ni en la sangre ni en otras partes visibles a través de pruebas médicas, pero resulta muy necesario hacérselas para ir descartando otras posibles enfermedades inflamatorias.

Síntomas más frecuentes

La fibromialgia, como ya hemos mencionado, se manifiesta en forma de dolores, que pueden ser ardientes o sordos, sobre los tendones y músculos que cubren prácticamente todo el cuerpo. Estos dolores pueden ser tan persistentes que llegan a durar más tiempo de lo normal y, además, puede manifestarse tanto de día como de noche y extenderse desde los puntos sensibles hasta los más remotos del cuerpo.

Además de estos dolores que se extienden por todo el cuerpo dando la sensación de tener un virus o malestar por enfriamiento, otros síntomas complementarios pueden ser fatiga y cansancio, dolor de cabeza, problemas para conciliar el sueño, rigidez matutina de articulaciones, hinchazón de manos, pies y cara y deterioro cognitivo.

Tratamientos

Hasta ahora también se desconoce el tipo de tratamiento exacto para curar la fibromialgia, pero se pueden seguir algunos consejos y curas caseras para aliviar un poco los síntomas:

  • Practicar ejercicio de forma regular como correr, montar en bicicleta, caminar o nadar.
  • Los masajes y tratamientos de frío y calor son también una buena ayuda para las personas con fibromialgia, ya que se manipula directamente el tejido muscular del cuerpo.
  • La psicoterapia
  • Las técnicas de relajación como el yoga y la meditación son también tratamientos muy buenas, ya que los grandes dolores que provoca la fibromialgia pueden llegar a causar estrés en la persona que lo padece.
  • El médico también puede recetar algunos medicamentos que ayudan a aliviar el dolor, por ejemplo Tramadol. Los antidepresivos también pueden ayudar porque permiten conciliar el sueño y reducir el dolor.

Además de estos tratamientos para evitar o reducir los dolores insoportables de la fibromialgia, en los últimos años muchos personas han recurrido a un método muy favorecedor, la terapia de  andulación.

Se trata de una tecnología que combina vibraciones mecánicas con calor por infrarrojos y una estudiada ergonomía del paciente, de manera que se aplica sobre la piel y esto penetra en los tejidos musculares aliviando los dolores. Además presenta efectos relajantes sobre el sistema nervioso y ayuda a la mejora del flujo sanguíneo, de manera que la persona puede aumentar su calidad de vida.

Todo el que padezca fibromialgia y otros problemas musculoesqueléticos puede someterse a la terapia de andulación, ya sea en su propia casa o en el mismo lugar. Son muchas las personas que lo han probado y han visto una gran mejora si necesidad de medicaciones.

Si se desea tener más información acerca del tratamiento, se puede solicitar a uno de los tantos asesores de HHP Spain.

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

La San Pinteña alcanza su VI edición

Artículo siguiente

La Navidad, un punto de contacto universal

Redacción La Voz de Pinto

Redacción La Voz de Pinto

Periodismo honesto, ético, responsable, libre e independiente: señas de identidad de La Voz de Pinto.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.