Cultura

“Flamencuras”, una mirada entre lo divino y lo humano

Diego Gallardo lleva ya más de 15 años dedicados de manera exclusiva a fotografiar el flamenco. De ahí nació la idea de crear algo novedoso y así comenzó “Flamencuras”

La Voz de Pinto hemos querido conocer más sobre este sorprendente proyecto.

¿Qué es Flamencuras?

Es un libro dedicado al flamenco de los últimos 15 años, en concreto al baile, al toque y al cante, que son las tres disciplinas fundamentales que tiene el flamenco. Son fotografías mías de autor que poco a poco he ido recopilando y que se han organizado en esos tres bloques o disciplinas.

¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Prácticamente me ha recorrido toda la geografía española realizando exposiciones: Sevilla, Badajoz, Bilbao, Burgos, Gerona. Madrid…Han sido varios años trabajando en ello hasta que llegó a la pandemia.

A nivel internacional, he trabajado con el Instituto Cervantes y he tenido la oportunidad de ir a Río de Janeiro, Lisboa, Rabat o Belgrado. Y esa fue un poco la última etapa porque se paró todo, como como te decía antes con el tema de la pandemia.

También he impartido ponencias de lo que es la fotografía de flamenco en la Universidad de Extremadura o aquí en el círculo flamenco de Madrid, que es una de las asociaciones más importantes. Y estuve este año también participando en el Congreso Iberoamericano en Perú, volviendo a dar, pues también una charla de lo que es la fotografía de flamenco.

flamencuras

¿Cómo surge la idea de crear el libro?

Era una idea que ya llevaba tiempo rondando por mi cabeza, hacer un libro con todas esas vivencias y ese material.  Salir del tema de exposiciones y hacer algo diferente. Más o menos ya estaba perfilada la idea. Con la llegada de la pandemia, prácticamente la cultura sufrió un parón, un mazazo. En ese momento pensé, ¡ahora es el momento! Es el momento de hacer un libro como muestra de apoyo a la cultura en general y el flamenco en particular, que lo está pasando particularmente mal.

Ha sido una época muy dura para el flamenco. Prácticamente todos los tablaos de Madrid han cerrado: Casa Patas, Villa Rosa, Las Tablas… todos prácticamente. Los artistas lo pasando mal. Flamencuras es un proyecto personal en el sentido de que lo es sufragado yo. Porque bueno, pues tenía muy claro que lo quería hacer a mi manera. Llevo ya mucho tiempo en el mundo del flamenco y prácticamente tengo relación con La mayoría de los artistas. Desde los más conocidos a los más jóvenes y quería que todo eso se plasmara a mi manera.

He tenido opciones de que me ayude alguna una administración, se ofrecieron para ello. Pero no he querido, porque no quería que nada me condicionara. Yo quería que, en ese libro, que es un libro de fotografía, que el flamenco y la propia fotografía fueran los protagonistas y que se escribiera lo mínimo.

¿Qué relación tiene el libro con Pinto?

En este libro han participado vecinos de Pinto. Soy de Extremadura, pero vivo desde hace 8 años y estoy casado aquí. Pero también quise contar con amigos y conocidos en este proyecto.

Por ello, quise contar sobre todo gente que desconocía el flamenco. Esa fue la base. Entregué a Luis Mariano, que es vecino de Pinto y conocido mío, un catálogo de fotografías. Luis Mariano es teólogo y antropólogo. Quería saber si le sugería algo. Rápidamente lo relacionó con el tema de la teología, con el tema de la espiritualidad ignaciana, es decir, el flamenco tiene ese halo de misterio muchas veces ;carácter, cuando se habla incluso de los duendes.  Lo relacionó desde un punto de vista de la teología, de manera bonita, muy sencilla.

Al mismo tiempo, también hice una invitación a Ricardo Roizo, que estuvo viviendo bastante tiempo también aquí en Pinto. El escultor y poeta. A través de las fotografías ha hecho unos poemas muy sencillos pero muy certeros. En función de cómo veía las fotos, el baile, un concertista tocando la guitarra o  alguien cantando, ha ido expresando lo que le sugería.

En el prólogo, sí ha habido una excepción en el sentido de que en este caso ha escrito alguien que están muy relacionado y es muy conocido dentro del mundo El director o el patrono de la Fundación Conservatorio Casa Patas, Martín Guerrero, ha hecho el prólogo. Aunque el libro referido a 15 años de flamenco donde yo recojo prácticamente, pues todas las zonas de España, también es cierto que yo me he centrado en los últimos años en Madrid en la sala García Lorca, de la Fundación Conservatorio Casa Patas, que es un referente y ha sido un referente a nivel nacional e incluso internacional para la gente que buscaba y que le gustaba el flamenco. Una sala pequeñita, en la que era muy difícil conseguir entrada y donde se ha ido programando espectáculos desde el 2013 hasta el 2020. Yo he tenido la suerte de disfrutar de esos espectáculos. Iba todos los fines de semana que era cuando se hacía en los espectáculos a la fotografía. Por ello hay bastantes referencias a esa sala en el libro y he querido rendirle un homenaje a una sala que ya ha cerrado también y ha dejado de tener actuaciones.

¿Qué quiere hacernos llegar Flamencuras?

15 años de trabajo y casi 45000 fotografías que reflejan el flamenco tras una mirada entre lo divino y humano. La parte que Luis Mariano ha realizado está cargada con ese carácter de la espiritualidad desde un punto de vista teológico que tiene flamenco.  También reflejan la parte humana de los propios artistas.

El resultado final, un libro de 200 páginas en las que se recogen 200 fotografías en tamaño A4 y con una buena encuadernación. Un libro que en principio está disponible a través de la página web www.flamencuras.es.

El libro contiene una cosa que es muy novedosa. Está dividido en 3 bloques y al inicio de cada uno de ellos hemos insertado unos códigos QR que te llevan a unas grabaciones que yo he hecho, que pretenden transportar al lector a ese momento de la fotografía. He tratado de pensar que esto es un libro dirigido al público en general, no que no tiene que ser un especialista en flamenco. Lo que pretendo es que la gente se pueda acercar y acabe conociendo el flamenco y que sean las propias fotografías la que hablen las que traten de entablar un diálogo.

Me gusta la fotografía artística, que te lanza un mensaje. Trató de reflejar mucho de lo que tiene el Flamenco. El Flamenco está dividido o cuenta con lo que se llaman los palos o estilos: la soleá, la seguidilla…  y cada uno de esos estilos refleja emociones, refleja un poco lo que es la vida. La soleá es un cante al amor, al desamor. La seguidilla es un canto a la tragedia, a la muerte. La bulerías y tangos son alegrías. Me gusta sacar a lo que reflejan los rostros de esos cantantes.

Es una fotografía muy condicionada por mi formación, como el licenciado historia del arte. El tema de la pintura lo trato de trasladar a la fotografía. Las vanguardias del Siglo XX, la pintura futurista…que reflejaban el movimiento. Buscan expresar emociones interiores y yo, también lo he tratado de hacer y reflejar.