Cultura

The Soul Jacket, esencia de rock

El pasado fin de semana se celebró en Pinto ‘I Love Music Pinto’, un festival que reunió a 42 artistas de diferentes estilos musicales. Un evento para todos los gustos y edades. Y no sé vosotros, pero yo tengo unas ganas de notas al aire que agradezco enormemente los esfuerzos locales para este evento.

El sábado 19 nos visitaba The Soul Jacket, a las 21:00 h en el Auditorio del Parque Municipal. Con las entradas gratuitas, ya preparadas, pasábamos rápidamente al recinto y nos sentábamos en las gradas con la pertinente distancia de seguridad. La banda gallega, con sus ritmos de rock and roll clásico, blues y soul sonaba demasiado bien al aire libre.

Tras casi veinte minutos sin parar de regalarnos alegría a nuestros oídos, el vocalista paraba para hacer un alegato a la gran medicina que es la música y lo necesaria que es. ¡Qué gran verdad! La música en directo es desinhibidor, disfrute y emoción. Toño López, alentó al público y a Pinto, a vivir. A agradecer a la música su existencia.. Con un batería dándolo todo. Tras un solo de guitarra maravilloso, nos hipnotizó de nuevo el cantante retomando el concierto solo con su voz desgarrada y potente.

Estos artistas piensan libre y moral y te lo dicen claramente. Keep on fighting siguió tras una afirmación en contra del fascismo. Continuó el movimiento y entre la mezcla del rock más puro con rock n’ roll clásico, se veía la influencia punk-rock del guitarrista Santi. La banda volvió a deleitar al público con instrumentales elegantes, poderosos y apasionados. Tocaron algunas canciones de su nuevo disco Let me stand.

Al público nos daba miedo tocar las palmas y la potente voz de Toño consiguió que nos viniéramos arriba. Las últimas canciones, entre ellas Turkey, acabaron con alguno que otro atrevido de pie, porque era delito no moverse ante su música. Porque la música que remueve el alma te hace bailar. Tras una hora, terminaban dejando al público con ganas de más.

Una banda recientemente descubierta, que he podido disfrutar en mi pueblo, y que, sin duda, hicieron un gran directo.