Historia

Pinto condecoró en 1949 al dictador Franco con el Punto de oro y brillantes, su máxima distinción honorífica

La condecoración se aprobó en la sesión extraordinaria del 30 de abril de 1949, siendo presidida por el primer teniente de alcalde Ángel Pérez Navarro, en ausencia del alcalde de Pinto, César Ruiz Navarro.

En la sesión, el secretario del Ayuntamiento de Pinto, Florentino Castañeda, dio cuenta de su proyecto consistente en la creación de una “condecoración local denominada Orden del Punto, para premiar a las personas que se hagan acreedoras a ello, por su actuación en bien de esta villa de Pinto”.
El Ayuntamiento, viendo las razones expuestas por su secretario, acordó por unanimidad crear el 30 de abril de 1949 la “ORDEN DEL PUNTO” para “premiar los actos, servicios, generosidad y altruismo de todas aquellas personas de ambos sexos, naturales de esta villa, vecinas de la misma, o forasteros en general, que se distingan o se hayan distinguido en su actuación o con sus servicios en bien de este pueblo o de su vecindario”.

Creada la ORDEN DEL PUNTO, la corporación consideró bajo tres premisas conceder por unanimidad el primer PUNTO DE ORO con brillantes “al Caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos, don FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, orgullo de nuestra Patria y asombro del mundo.”
La primera de las tres premisas sobre las que se basaba tal concesión era que la villa de Pinto vivía una “era de paz y tranquilidad” gracias en primer lugar al genio y el valor de Franco, que “liberó nuestra patria de la dominación roja”.
La segunda premisa consideraba que Franco, “valeroso soldado en la guerra y, prudentísimo y genial en la paz, salvó nuevamente a España, teniéndola alejada de la contienda mundial, dando al mundo entero las más sabias lecciones políticas y militares durante los cinco años más duros y más trágicos que han vivido la humanidad”.
Por último, la tercera premisa consideraba al “Caudillo de España y nuestro Jefe Nacional del Movimiento” salvador por tercera vez de la “independencia de la Patria al oponerse y hacer frente gallardamente a los acuerdos de la Organización de las Naciones Unidas, hasta conseguir con su audacia y su valentía frente a la coalición universal más grande que han conocido los siglos, que dichas naciones reconozcan la verdad española”.

Sobre la primera premisa, ya el 20 de noviembre de 2002 la unanimidad del Congreso de los Diputados, el órgano constitucional que representa a todo el pueblo español, condenó el golpe del 18 de julio del 36 rechazando la dictadura que surgió de aquella rebelión militar. También en esa fecha y por unanimidad se aprobó una resolución en la que se pedía a la sociedad española el “reconocimiento moral” de las víctimas de la guerra civil y de la posterior represión franquista.

Sobre la segunda premisa, indicar que Franco sí quiso entrar en la Segunda Guerra Mundial. En varias ocasiones pretendió participar del lado de Alemania e Italia con el fin de obtener amplias ventajas territoriales y de mercados en un eventual reparto de colonias de las potencias a derrotar en el conflicto.
Los documentos secretos alemanes, norteamericanos e ingleses afirman que fue Hitler quien en 1941 creyó innecesaria la colaboración española para derrotar a Gran Bretaña. El propio Serrano Suñer, ministro de Exteriores y cuñado de Franco, vio imposible el acuerdo con la Alemania nazi porque el Führer no “veía sitio” para España en la futura construcción del nuevo orden mundial.
Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, el 1 de septiembre de 1939, debido a la mala situación económica del país después de la Guerra Civil, España se declara neutral. Las victorias alemanas sobre Holanda, Bélgica y Francia en junio de 1940 y la entrada de Italia en la guerra junto a Alemania cambiaron la situación. Cuando los alemanes estaban a punto de entrar en París, Franco abandona la neutralidad y se declara “no beligerante”, el estatus que tenía Italia antes de entrar en la guerra. Al día siguiente las tropas españolas ocupan Tánger, ciudad internacional que quedó incorporada al Protectorado español de Marruecos.
En noviembre de 1942 las tropas británicas y estadounidenses desembarcan en el norte de África para desalojar al Afrika Korps alemán y a las tropas italianas. Es el fin de las aspiraciones de conquista para Franco y el riesgo de invasión por parte de los aliados por su alineamiento con la Alemania nazi y la Italia fascista.
Cuando cae Mussolini en julio de 1943, después del desembarco aliado en Sicilia, Franco regresa a la “estricta neutralidad”, ordenando en noviembre la retirada del frente ruso de la División Azul.

Sobre la tercera premisa, en mayo de 1946 el Consejo de Seguridad de la ONU considera al régimen de Franco de naturaleza fascista, establecido con ayuda del régimen nazi de Alemania y el régimen fascista de Italia. Franco ayudó a las potencias del eje enviando a la División Azul a la Unión Soviética y apoderándose de Tánger en 1940. Y, por último, Franco, junto con Hitler y Mussolini, fue culpable de la conspiración que resultó en la Segunda Guerra Mundial, en la cual se aplazó la beligerancia de Franco hasta el momento que se acordara mutuamente.
El 12 de diciembre de 1946 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 39, mediante la cual excluía al gobierno español de organismos internacionales y conferencias establecidas por las Naciones Unidas. Esta  resolución venía motivada por el convencimiento de que el régimen franquista fue impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de las potencias del eje y que no representaba al pueblo español.

Además, la resolución recomendó al Consejo de Seguridad tomar las medidas necesarias si en un “tiempo razonable” no se establecía un nuevo Gobierno cuya autoridad emanara del consentimiento de los  gobernados. La resolución también recomendaba la inmediata retirada de los embajadores y ministros plenipotenciarios acreditados ante el gobierno de España.

Esta resolución fue aprobada con 34 votos a favor, 6 en contra, 13 abstenciones y una ausencia.

Entre los votos a favor se encontraba Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Bélgica, Chile, China, Israel, México, Unión Soviética, Suecia o Venezuela.

Los seis países que votaron en contra fueron Argentina, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Perú y Nación Dominicana.
El Ayuntamiento de Pinto, en la sesión ordinaria del 21 de Diciembre de 1946, acordó “dar nombre de una vía pública a cada una de las naciones hijas de España que defendieron a la Madre Patria, El Salvador (Botica Vieja), El Ecuador (Corralón), El Perú (Pasadizo), Costa Rica (Concepción), La Argentina (Raso de Rodela) y la Dominicana (Silla), como testimonio elocuente de la gratitud, efecto y simpatía que por su gesto valiente se han hecho para siempre acreedoras”.
El pleno de Pinto votará esta tarde la retirada de la distinción 

Esta tarde el Ayuntamiento de Pinto aprobará previsiblemente la retirada de la más alta distinción honorífica de Pinto al dictador Franco, uniéndose a la mayoría de ayuntamientos que, en gran parte por la unanimidad de las fuerzas políticas, han retirado sus distinciones al dictador. Tal es el caso de Madrid, Valencia, Zamora, Tarragona, Burgos, Soria, León, Plasencia, Salamanca, Aranjuez, Huesca, Málaga, Pamplona, Mallorca, Lugo o San Sebastián, por citar solo algunos ejemplos.
Respecto a la recuperación y devolución física de la distinción al pueblo de Pinto el resultado será más que dudoso.

Ya en abril de 1978, Carmen Franco, fue retenida en el aeropuerto de Barajas cuando salía de España con destino a Suiza llevando en un bolso de mano 31 monedas de oro y brillantes y tres insignias de solapa, valoradas en bruto en unos dos millones de pesetas, y con un peso de dos kilogramos. Suponemos que el Punto de Oro y brillantes estará a buen recaudo en algún banco suizo.

Artículo anterior

Consoli Astasio: “Javi Carrero es un valor de futuro”

Artículo siguiente

Pinto cruza fronteras a golpe de brazada

Mario Coronas

Mario Coronas

Licenciado en Periodismo y Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid. Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid. Técnico Superior en Realización de Audiovisuales.
Dirección general en La Voz de Pinto

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.