Historia

Tanques soviéticos a la reconquista de Pinto

3 de noviembre de 1936: el día anterior, las tropas franquistas de la 8ª Bandera de la Legión y del Tabor de Regulares de Alhucemas habían tomado Pinto en una acción combinada con la Columna de Caballería. Sin embargo, en apenas 24 horas, el ejército de la República organiza un potente contrataque para recuperar el terreno perdido.

El plan republicano pretendía amenazar el flanco y retaguardia del enemigo: partiendo desde el Este y en un avance “relámpago”, una sección de tanques soviéticos T26B conquistaría Valdemoro, mientras que, también por el Este, una columna de infantería tomaría Pinto avanzando desde La Marañosa.

Sin embargo la operación falla: la tripulación de los carros de combate bajo el mando del General soviético Krivoshein se desorienta y pasa de largo Valdemoro, dirigiéndose erróneamente al vecino Pinto. Aquí se enfrentan con un nutrido grupo de soldados franquistas contra los que descargan su fuego de ametralladora y cañón.

Los tanques esperan a la infantería, que no llega, ni la de del Teniente Coronel Burillo –que debía haberles seguido en su avance sobre Valdemoro- ni la de la Columna del Comandante Bueno –que seguía luchando por abrirse paso hasta Pinto-. Sin infantería, los tanques soviéticos no pueden afianzar la toma del pueblo a pesar de haber producido importantes bajas a la guarnición franquista.

Cuando se dan cuenta de su error, los tanques soviéticos abandonan precipitadamente Pinto y se dirigen de vuelta a Valdemoro. Por el camino se averían dos de ellos que son hábilmente capturados por los franquistas y enviados a Yuncos para su reparación y posterior utilización contra sus antiguos propietarios.

Con este contrataque fallido del 3 de noviembre se pierde una oportunidad de oro de recuperar Pinto para la causa republicana. Sin embargo, y a pesar del aparente fracaso de la ofensiva, el esfuerzo no ha sido del todo en vano, ya que se ha conseguido retrasar el avance de los franquistas y se ha dado margen para que las Brigadas Internacionales lleguen a tiempo para defender la capital de la República, como así harían de manera decisiva unos días más tarde rechazando al enemigo entre las ruinas de la Ciudad Universitaria.

Previous post

El Balonmano Pinto es séptimo tras su victoria en Asturias

Next post

¿Vamos a dejar de comer carne porque lo diga la OMS?

Miguel Ángel García

Miguel Ángel García

Ingeniero Químico. Compagina sus investigaciones sobre la Guerra Civil con el estudio y divulgación del patrimonio histórico y natural de Pinto. http://patrimonioarquelogicoguerracivilpinto.blogspot.de/

3 Comments

  1. Avatar
    Aitor
    19 noviembre, 2015 at 5:21 pm — Responder

    Excelente artículo, como siempre. Cabría resaltar los problemas de comunicación de las unidades blindadas rusas (extensible a las aereas) que por motivos meramente filosoficos no dotaron hasta 1944 de radios a los carros, dándose múltiples casos de desorganizacion y dificultades para sincronizar acciones entre diferentes unidades.

  2. Avatar
    cesar
    9 noviembre, 2015 at 5:05 pm — Responder

    El artículo me parece bastante imparcial, no obstante Sr. Fran durante 40 años nos han explicado la historia del bando vencedor.

  3. Avatar
    Fran
    4 noviembre, 2015 at 9:05 am — Responder

    Enseña historia y no la historia de los vencidos, quítate las gafas y muestra la imparcialidad que tiene que tener un cronista.

    Un saludo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.