Opinión

Los individuos musulmanes

Antes de que usted proceda a la lectura de este artículo me gustaría avisarle. Con este escrito no pretendo hacer una defensa del islam, sino una defensa de la libertad de cualquier persona a practicar la religión que le dé la gana siempre y cuando no perjudique la libertad del resto.

A lo largo de los últimos días, tras los atentados yihadistas contra Charlie Hebdo, he escuchado multitud de comentarios (muchos de ellos provenientes de cargos públicos) de aprovechados que intentan que más personas se unan a sus filas, a las filas de la gente con ideas que ya no deben tener cabida en nuestros tiempos y en la sociedad en la que vivimos. Aquí os dejo algunas citas de esta gente a las que intento rebatir. Como verán, muchas de estas frases no solo pueden aplicarse a los musulmanes, sino a cualquier persona que venga del extranjero, ya que ellos no intentan convencernos simplemente de que los musulmanes son malos, sino de que todo lo que no sea como ellos quieren es malo. Vayamos con su argumentario:

Si tan en contra están los musulmanes del yihadismo, ¿por qué no se han manifestado contra él?”

Sí se han manifestado ya contra el yihadismo, otra cosa es que no haya salido en los medios o que, con tal de conseguir adeptos, sea necesario falsear la realidad. Por otro lado, es injusto que los musulmanes tengan que montar una manifestación cada vez que un descerebrado, al que estos rechazan, se dedique a matar por el simple hecho de que “comparten” religión. Usemos la analogía. Yo soy cristiano. A mí nunca me han pedido montar una manifestación cada vez que ha salido un caso de bebé robado, de pederastia o de corrupción en la Iglesia, porque ya se da por hecho que no es cristiano hacerlo y que no tengo la culpa de lo que hagan ciertos miembros que se supone que creen lo mismo que yo. ¿Por qué a los cristianos se nos juzga como individuos y a los musulmanes como colectivo? No se confundan, cualquier manifestación para mostrar nuestra postura contraria a ciertas injusticias es bienvenida, pero nunca vista como obligación, como una prueba a superar para demostrar que no se tiene nada que ver con la gente mala.

En su país no te dejarían vivir como quieres y aquí nosotros si les dejamos hacer lo que les da la gana

Nunca he estado en un país musulmán y no sabría decir si las premisas de las que se parte para llegar a la conclusión anterior son ciertas o no. También es verdad que para desmontar esta falacia no necesito saber si los supuestos de los que nace son ciertos o no. España es un país libre formado por individuos libres que tienen derecho a hacer lo que quieran siempre y cuando no ataquen la libertad del resto. La ética que aplicamos en nuestra vida cotidiana debe ser autónoma. Eso significa que nuestra ética debe nacer de nosotros mismos al margen del pensamiento dominante. Es decir, para que se entienda, si nuestros vecinos dicen que se van a tirar por un pozo, tú no lo harías porque sabes que al tirarte por un pozo podrías morir. O sea, independientemente de las libertades que haya en los países musulmanes (que, repito, no sé cuáles son), nosotros debemos tener los conceptos claros: España es un país libre y debe seguir siendo, porque es un deber del Estado aportar libertad, que es un bien en sí mismo. Y por favor, no confundamos la libertad con el libertinaje.

“Que se vayan”

¿Que se vayan a dónde? Muchos musulmanes de este país son españoles, han nacido aquí y tienen los mismos derechos que yo. Y no me importa si su ascendencia no es “pura”, como dirían los nacionalistas. Muchos han nacido en España y viven como españoles que son. Por otro lado, si gente viene de fuera, no es para robarnos, sino para trabajar, como hacen muchos de los nuestros cuando buscan oportunidades que no pueden encontrar aquí. España no es una secta o una casta, España es un proyecto, como todos los países y si la gente quiere participar en este proyecto será bienvenida. Que no quepa duda: prefiero un musulmán que venga de fuera y pague sus impuestos, trabaje y que, como se dice, sea buena persona, antes que un español rico que lo primero que hace al recibir dinero es llevárselo a Andorra o a Suiza para pagar menos, con lo que ello conlleva: menos servicios públicos. Dios nos libre de ciertos patriotas.

“No se integran”

Típica cita que está lejos de la realidad. Los musulmanes se integran, claro que sí. Montan comercios, trabajan en grandes empresas y, lo más importante, llegan a la universidad tocando ramas desde la ciencia hasta la filología siendo tan excelentes como lo pueda llegar a ser cualquier otro. Ahora bien, otra cosa es que por razones económicas ciertas familias terminen en la clase baja, siendo marginadas por el resto de la sociedad, lo que lleva, en una buena parte de los casos, a delinquir. Pero esto no les pasa por ser musulmanes, les pasa, como he dicho antes, por acabar marginados, ya que los que terminan en esta situación en este país no son solo musulmanes. La pobreza y, con ella, la exclusión social, no entienden de religión, sexo, cultura o cosas por el estilo: solo entiende de economía.

“Nos quitan el trabajo”

Nos quitan tanto trabajo como el que nosotros quitamos en otros países. ¿Lo triste? Que esta frase no se escuchaba tanto cuando eran ellos los que hacían las labores que nosotros no queríamos hacer. Como curiosidad recuerdo algo que publicaba hace poco un compañero de mi partido. Él se fue a trabajar al extranjero y fue increpado con la misma frasecita. Él respondió lo siguiente: “Si yo, que he tenido que aprender tu idioma, que he llegado sin medios y que no tenía mi vida hecha aquí he conseguido un trabajo y tú no, buscando ambos las mismas condiciones laborales, quizás sea porque eres un inútil”. No digo que defienda lo que él dijo, pero seguro que alguno que critica a los extranjeros por robarnos el trabajo está de acuerdo con lo que dijo mi compañero. Contradicciones de la vida, ¿verdad?

“Si tanto te gustan, mételos en tu casa”

Esta cita casi queda destruida con lo que llevo escrito. No hace falta que los meta en mi casa, ya que ellos tienen la suya propia, trabajan por mantenerla, pagan sus impuestos y viven tan bien como yo. Ahora bien, en el caso de que necesitara ayuda una persona de mi país, venga de donde venga, debe ser atendida, no por particulares, sino por el Estado. Y sí, hay dinero, para lo básico siempre hay.

“Son machistas”

Los habrá machistas, pero no por ser musulmanes. ¿Acaso en nuestro país todos los machistas son musulmanes? Seamos sensatos. El machismo no es algo intrínseco en los musulmanes, es algo que, por desgracia, está en muchos españoles y los datos pueden consultarse. Todo machismo debe ser denunciado, lo ejerza quien lo ejerza.

No quiero extenderme más. Claro que me dejo argumentos sobre la mesa, claro que aún quedan frases por desmantelar, pero creo que un artículo y un asunto como estos no dan para más. Y repito: mi intención no es la de defender una religión, sino la de tratar con personas libres. Dejemos de juzgar a la gente por pertenecer a un colectivo o por las cosas que haya hecho alguien que pertenezca a dicho colectivo. Juzguemos a las personas como individuos que, al fin y al cabo, es lo único (y no estoy del todo seguro) de lo que son responsables.

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Artículo anterior

El Jazz y la música clásica para disfrutar del fin de semana en Pinto

Artículo siguiente

Una peluquería de Pinto peina gratis a cambio de alimentos para la PAH

Javier Bedmar

Javier Bedmar

Nací en el 94. Progresista, europeísta y católico. Ingeniero de materiales.
No dejemos nada por imposible y no dejemos de sonreír.

4 Comentarios

  1. Avatar
    Antonio Gamez
    17 febrero, 2015 at 7:58 am — Responder

    Con todos mis respetos por la opinión que tiene sobre el mundo musulmán le daré la mía. Me parece un tanto bisoño, incluso ñoño, el artículo en su conjunto, ya que vierte un batiburrillo de ideas y opiniones un tanto “cándidas” y muy flojas intelectualmente hablando, que sólo le encuentro explicación fruto de su juventud y falta de experiencia, como Vd. mismo señala, cuando dice que “nunca he estado en un país musulmán”…
    No voy a entrar a desmontar, que podría, sus argumentos uno por uno. Solo expondré uno, el de la reciprocidad en el trato para que toda “relación”, del tipo que sea, funcione. Si son tan buenos y justos los musulmanes con los cristianos ¿porque no permiten la construcción de templos en sus países, de igual manera nosotros en este lado del mundo les permitimos la construcción de mezquitas?; cuando además los persiguen, como estamos viendo, hasta llevarlos a la muerte física de los modos y maneras más atroces posibles?
    Francamente, nos ponemos las pilas ya, o, si no, ya nos podemos ir preparando como no les combatamos del mismo modo que ellos mismos pregonan: ojo por ojo y diente por diente; todo ello en aras de una justa, necesaria, y urgente RECIPROCIDAD.
    Seguramente habrá quien piense, después de esta opinión, que soy un facha de lo más fascista que pisa el Universo Mundo; si es así, lo siento; sí, seguramente, para el que piense ésto seré un facha, pero un facha que al menos intenta ser coherente.

  2. Avatar
    Javi
    5 febrero, 2015 at 8:16 am — Responder

    No defiendo el machismo de nadie. Simplemente entiendo que hay musulmanes machistas y musulmanes que no lo son, al igual que hay españoles machistas y españoles que no lo son y no por ello se nos mete a todos en el mismo caso. Con la homofobia ocurre lo mismo. Hay musulmanes que son y que no lo son. Lo que hay que castigar es eso: el machismo y la homofobia, no una religión con gente de diferente tendencias, porque habrá musulmanes que no sean homófobos y otros que sí. Yo nunca he justificado nada, simplemente, he hecho una analogía: si todos los musulmanes son machistas porque una cantidad de ellos lo son, ¿por qué no iba a ocurrir lo mismo con los españoles? Entiendo que generalizar está mal, solo eso. Con la homofobia lo mismo. Por otro lado, en mi partido no todos pensamos igual, pero sí defendemos una serie de libertades individuales como son la libertad sexual, la libertad de la mujer y la libertad de religión. En ningún momento he querido defender el machismo de nadie, solo he criticado una generalización que se hace contra una religión. Lo mismo con la homofobia. Perdona si se ha entendido mal.

  3. Avatar
    David
    3 febrero, 2015 at 4:00 pm — Responder

    Y del tema homofobia del islam que opinas? creo que tu partido upd esta a favor del colectivo lgtb. Solo por poner un ejemplo, creo que decir que españa es machista para defender el machismo del islam es vergonzoso. Estoy alucinando con este articulo,si todos en vuestro partido pensais igual ya se a quien no votar,gracias.

  4. Avatar
    Marta P.
    1 febrero, 2015 at 12:50 pm — Responder

    Como mujer no puedo entender la defensa de una religión que ningunea e incluso anula la libertad de la mujer. Es un ataque contra la dignidad de la persona q las mujeres coman después las sobras, que se las obligue a taparse la cabeza, el cuerpo e incluso la cara, que no sean en ningun caso parte de las decisiones importantes. Y eso solo en la parte menos extremista.
    Obviamente no todos son radicales ni terroristas. Eso esta claro. Pero eso no implica que me gusten sus tradiciones y normas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.