Opinión

La medida chapucera y exclusiva del Ayuntamiento contra la velocidad, los badenes

Cojines berlineses. Esa es la solución del Ayuntamiento de Rafael Sánchez para luchar contra el problema del tráfico en Tenería I y II.

Una auténtica chapuza que no soluciona nada de lo que ocurre en este barrio. Un parche en la gestión que está llevando a cabo este Ayuntamiento en este asunto.

Lo primero de todo, señalar que desde el Grupo ‘Tenería (Pinto): Por un tráfico tranquilo’ nos desmarcamos de esta ‘solución’. Algunos vecinos han señalado en conocido grupo de Facebook que nosotros somos los responsables de estas medidas por nuestras quejas. Visión totalmente equivocada.

La solución de poner badenes es única y exclusiva del Ayuntamiento. Este grupo, como se recoge en sus siete puntos principales, sí pide un control de la velocidad en el eje Antonio López-Manuel de Falla, pero por medio otras vías.

Sí se le dijo al señor alcalde que ante la nada, como ocurre ahora (no hay ni señales que marquen el límite de 30 km/h en Manuel de Falla), mejor algo, pero los badenes no estaban como prioritarios dentro de ese ‘algo’.

Se pide y se pidió otras soluciones. Por ejemplo, radares o semáforos que controlen la velocidad. Medidas que no perjudican al que sí cumple con la normativa. Incluso apostar por un barrio más peatonal y menos ‘carretera nacional’. Todo dentro de la gran necesidad que tiene esta zona: la creación de una vía alternativa para el tráfico que atraviesa Pinto para llegar a otros puntos de la zona sur.

Por cierto, dentro de esta chapuza está que solo se instalen estos famosos cojines berlineses en la Calle Manuel de Falla. ¿Acaso en Antonio López no se corre? ¿O en el Paseo de Las Artes?

La medida es tan chapucera que ni siquiera se han percatado de que esos cojines berlineses están siendo retirados de otras ciudades por el peligro que conllevan para los motoristas. ¿Por qué? Pasar por encima de ese cojín provoca un grave peligro de deslizamiento. La única solución es sortearlos, con el consecuente peligro de motos haciendo zigzag en estas calles. Una zona donde se congregan hasta cinco pizzerías con sus respectivas motos de reparto. Muy divertido…

Todo se hace sin pensar. Todo de manera precipitada después de que la televisión denunciara la situación del barrio. Todo sin sentarse y analizar qué y cómo se puede solucionar el problema a corto, medio y largo plazo.

Mientras tanto, el Alcalde de Pinto ha decidido no mantener ninguna conversación más con los vecinos de esta plataforma. Ante la denuncia de una situación peligrosa (un informe de la Policía en 2016 reveló que más del 60% de los coches circulan por esta vía por encima de la velocidad límite), su última respuesta ha sido mandarnos “a la puerta de la Comunidad de Madrid a quejarnos”. Nada más. Así se gobierna en Pinto. Al menos sobre este asunto.

Todo lo contrario que los líderes de otros partidos que sí quieren solucionar este problema, pero con medidas efectivas y no parches.

Artículo anterior

Pinto celebra la semana contra la violencia de género

Artículo siguiente

Así fue el Pleno Infantil del Consejo de Infancia de Pinto

Hector Garcia

Hector Garcia

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.