Opinión

¿Qué ocurre en la Policía Local de Pinto?

Una pregunta que nos hacemos, a veces, de forma retórica pero que esconde la lamentable situación de este cuerpo en Pinto.
Una pregunta que enmascara el terrible desprecio con el que han sido tratados estos grandes profesionales por los diferentes gobiernos locales.
Una realidad en la que los gobernantes de este municipio no han sido conscientes de que están jugando con la vida de estos funcionarios y con la seguridad de nuestros vecinos. Podríamos haber hecho una publicación genérica sin profundizar en la problemática de este cuerpo. Podríamos buscar réditos políticos con un tema muy sensible, pero ni ese es nuestro estilo, ni la Policía Local merece ser usada como propaganda política.
Vamos a exponer en varias notas de prensa los datos de los que disponemos y demostraremos que ni los agentes, ni los ciudadanos, somos la prioridad de nuestros políticos y no tienen en cuenta que su
irresponsabilidad puede tener graves consecuencias tanto para los agentes como para los ciudadanos.

Empezaremos este primer artículo con un asunto que no es especialmente conocido pero si particularmente relevante porque afecta a los dos últimos gobiernos de Pinto y a una oposición que tampoco hizo
gran cosa para que un acuerdo plenario se cumpliese.

¿Qué es una pistola Táser?

Las pistolas “Táser” son armas que interfieren el sistema nervioso muscular e inmovilizan al sujeto con descargas eléctricas. Son armas que disparan dardos punzantes de 50.000 voltios, voltaje que desciende al
llegar al cuerpo del objetivo, para paralizar al que recibe la descarga durante varios minutos sin que se genere un daño permanente.

Existen dos tipos principales de armas “Táser”: las pistolas que lanzan dardos y el Táser ordinario, que no dispara nada y tiene dos dientes o electrodos que sobresalen en un extremo. Ambas, como armas eléctricas, solo las pueden usar “funcionarios especialmente habilitados”, es decir, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como se especifica en el Real Decreto 137/ 1993 de 29 de enero.
El Sindicato Unificado de Policía asegura que las pistolas eléctricas “son dispositivos de lesividad mínima que generan una incapacitación inmediata y transitoria de una persona violenta, mediante pulsos
eléctricos que interfieren en el funcionamiento de sus capacidades motoras, principalmente brazos y piernas”. Destaca además que “la evolución tecnológica ha permitido eliminar los riesgos cardíacos durante su uso, ya que los impulsos eléctricos generados están muy lejos del umbral peligroso para su salud, incluso portando marcapasos”.

Descrita el arma de la que hablamos podemos afirmar que el Ayuntamiento de Pinto valoró adquirirlas en el año 2018, así se desprende de la documentación que obra en nuestro poder, e incluso nos consta que
uno, o varios, policías locales asistieron al Curso de instrucción de Táser que se impartió en Villanueva de la Cañada los días 31 de enero y 1 de febrero de 2019, algo coherente con lo regulado en el Real Decreto antes citado.
En el Pleno de 31 de octubre de 2019 se aprobó una moción presentada por el grupo de Ciudadanos para la adquisición de pistolas eléctricas para la Policía Local, la votación arrojó un resultado de diecinueve votos a favor y cinco en contra, una mayoría reforzada superior incluso a la necesaria para aprobar una Ley Orgánica en el Congreso y en el citado Pleno el Concejal de Seguridad, D. Pablo Leal, afirmó:

“De hecho, está en marcha la adquisición en breve de cuatro dispositivos electrónicos de control, la marca es Nide, Táser X2 proporcionada por la empresa Asson, que es la fabricante de las pistolas Táser”

En conclusión la moción fue aprobada, los cursos de formación a los que los agentes que las fuesen a utilizar deberían asistir para cumplir lo regulado en el Real Decreto también y, de todas maneras, el equipo de
Gobierno ya había iniciado los trámites para adquirir cuatro pistolas eléctricas sin necesidad de que se aprobase la moción.
Hoy, 7 de noviembre de 2021, más de dos años después de la aprobación de la moción y de que el Concejal de Seguridad de Seguridad afirmase que EN BREVE se iban a adquirir cuatro dispositivos electrónicos de control, la Policía Local de Pinto no tiene ni Pistolas Táser, ni Dispositivos Electrónicos de Control y tampoco los chalecos antibala, ni el vestuario que los opositores a esta compra señalaron.
Asimismo uno, o varios, agentes de la Policía Local asistió, o asistieron, al curso de formación que se requiere para utilizar estas armas, los 400 € que abonó el 13 de diciembre de 2018 uno de ellos porque,
presuntamente, el concejal le había indicado que se los abonaría el Ayuntamiento de Pinto sigue sin cobrarlos.
Moción aprobada con mayoría absoluta, pero las mociones de los Plenos, según el criterio del Secretario Municipal, no son ejecutivas, por eso se aprueban en años diferentes las mismas mociones y la Policía
Local sigue sin medios y nadie se ha preocupado de hacer cumplir lo aprobado.
Sigan centrando el debate en de dónde eran los Guardias Civiles que estaban en la Plaza de la Constitución el día del último Pleno, las cortinas de humo son muy políticas pero nuestros Policías Locales siguen sin
medios ni personales ni materiales.

Justo Fernández

Justo Fernández

Previous post

Escucha el cuarto episodio de la nueva temporada de Noches Pinteñas

Next post

Nueva propuesta de viajes para las personas mayores de Pinto

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.