Opinión

Tras el 26-J

Esta  mañana  de  lunes  27  de  junio  de 2016,  cuando  me  he  levantado,  de  no ser  por el  Sol  y  el  incipiente  calor matinal,  hubiera  creído  que  estábamos a  21  de  diciembre  de 2015. España, sigue  igual,  o  incluso  peor.  No  por  los quien  ha  ganado  las  elecciones,  sino por  todos  los  resultados  de  los diferentes  partidos,  en  estas decimoterceras  elecciones  tras la llegada  de  la democracia. Me gustaría analizar  a  los  cuatro  grandes  partidos, entre  los  que,  a  mi  juicio,  hay sorpresa, falta (o exceso) de liderazgo, caras largas y sobreestimación.

Comenzando  por  Ciudadanos,  me gustaría  señalar  la  pérdida  de  8 diputados  frente al  20D.  Desde  C´s  no saben  leer  la  realidad  social,  política  o económica  de  España,  ni  tan siquiera con  el  gran  apoyo  mediático  y demoscópico  con  el  que  cuentan  todas las campañas.  En  Cataluña,  Comunidad de  la  que  son  originarios,  sí,  se  han mantenido  con pero  pasan  a  ser  la última  fuerza.  Muy  malos  resultados para  la  formación de  Albert  Rivera, que  si  quiere  que  su  partido  continúe de  la  mejor  manera  posible, debería dejar  paso a  otro  líder.

En  Unidos  Podemos  debe  sostenerse un  clima  decepcionante.  El conglomerado  de izquierdas  que  lidera Pablo  Iglesias,  ha  sido  el  gran perdedor  de  la  noche  electoral.  Si  a los  diputados  de  Podemos  el  20D,  les sumamos  los  diputados  conseguidos por  Izquierda Unida,  en  esos  mismo comicios,  obtenemos  71,  los  mismos conseguidos  ayer.  Pero  ese no  es  el dato  relevante.  Lo  importante  aquí  es la  pérdida  de  1.200.000  votos,  pese  a la suma  de  IU.  Es  decepcionante  o sangrante,  como  quieran  llamarlo.  A razón  de  esta pérdida  de  votos,  se abren  dos  debates.  El  primero  de ellos, y  el  más  claro,  es  el  liderazgo de Pablo  Iglesias.  Ha  fallado estrepitosamente  y  debería  marcharse. Su  imagen,  mucho más  dura  y  menos diplomática  que  otros  miembros  de  su partido,  ha  mermado  los resultados  el 26J.  Debería  dar  un  paso  atrás,  dando un  ejemplo  de  regeneración.  

El segundo  debate  atiende  a  Izquierda Unida  dentro  de  Unidos  Podemos. Desde  mi  punto  de vista, IU  debería irse  de  esta  unión.  Por  un  motivo muy claro. La  coalición  de  Podemos  e IU  ha obtenido  los  mismos  diputados  que  si se  sumaban  los  ya  obtenidos  el  20D, esto para  IU  quiere  decir  que  la pérdida  de  su  marca  e  identidad,  no han  tenido  ningún incentivo.  Si  yo fuese  IU,  para  quedarme  como  estoy, recupero  mi  imagen  y  vuelvo  a  la senda  de  partido fuerte  dentro de  la izquierda  española.

El  caso  del  PSOE es el  claro  ejemplo de ganar  perdiendo. En  el  PSOE  cundía  el pánico  antes  del 26J.  No  se  conseguía movilizar  al votante  socialista  y  el sorppaso  era casi  evidente.  Todo  era un  espejismo demoscópico.  El  PSOE, aun  perdiendo 5  diputados, sale victorioso  de  estos meses,  que  si  bien han  sido apuntados por  los  votantes por  el  pacto con  C´s, tampoco  ha  sido una  sangría  de  votos. Pero  el  PSOE,  no solo  tenía  el problema de  cuanto  iba  a perder  en estos  comicios,  tenía  un problema interno,  de  liderazgo,  y  este problema se  disipa.  Pedro  Sánchez  está mucho más  legitimado,  hoy  en  día  que la otra gran  líder  del  partido  Susana Díaz, por la  simple  razón  que  77.000 votos  de los  120.000 perdidos  por  el PSOE, pertenecen  a  la  Comunidad liderada por  la  líder  socialista.  En Andalucía  ha ganado  el PP. A ver  ahora quien le  dice dentro  del PSOE  a Sánchez  que  se vaya, cosa  que  quizá  si le  digan  a Díaz.

Pero es el  Partido  Popular  el  gran ganador del  26J.  No  solo  ha  vuelto  a ganar,  ha ganado con  más  ventaja.  Los casos  de corrupción,  pagos  en  B  o  la falta  de calidad  democrática ejercida estos últimos  4  años  de  mayoría absoluta, no  son  suficientes  para  que sean derrotados.  El  PP  logra  14 diputados más  que  en  diciembre,  toda una paliza a  sus adversarios.  Estos resultados  de los  populares  zanjan  el debate  de  la guillotina  a  Rajoy. Quién va  a  ser  el guapo,  como  lo  pedía Rivera  o Sánchez  de  pedir  la  cabeza de Rajoy, mucho más legitimado que  ellos a la hora  de  gobernar. Supongo que nadie. Ahora,  está  por  ver  qué  pasa con  los pactos.  Es  probable  que  la derecha acabe gobernando,  puede  que incluso en  minoría  con  la  coalición  PP +  C´s. No  sé,  quizá  estemos a  21 de diciembre de  2015. Algunos  ganan, España pierde. Y  no  por  que  gane  el PP,  sino  porque la participación,  el hartazgo  de  la sociedad  es  casi irreversible.  La participación,  situada en un  68%  es muy  baja,  de  las  peores de  la  historia en  nuestro  país.  Eso  es grave  y  me preocupa.

¿Quieres recibir las noticias destacadas de La Voz de Pinto en tu correo electrónico?
Suscríbete a nuestro NEWSLETTER semanal

Los datos proporcionados se usarán para el envío por email de nuestro newsletter semanal y pasarán a formar parte del fichero de datos de Suar Consulting s.l. (lavozdepinto.com). Los datos podrán ser modificados o borrados en cualquier momento enviando un correo a redaccion-arrob-lavozdepinto-punt-com

Previous post

Ayuntamiento de Pinto y Leroy Merlin, un acuerdo por el empleo

Next post

Las actividades veraniegas en la Revista Municipal de julio

Sergio Zazo Campos

Sergio Zazo Campos

Vivo en Pinto desde que nací y tengo 21 años. He estudiado Sociología en la UC3M y me gusta escribir sobre temas de actualidad siempre que puedo.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.