Opinión

Una nueva Voz

Escalar una montaña de 8000 metros de altura. Cruzar un desierto con el agua justa. Cruzar a nado el Canal de la Mancha. Un joven español intentando emanciparse. Todo ello son ejemplos de una carrera de obstáculos donde el protagonista debe hacer frente a un sinfín de trabas e impedimentos donde surgen incentivos para abandonar y volver al punto de partida. La situación de los jóvenes españoles se asemeja sobremanera a una carrera de obstáculos para poder desarrollar efectivamente un proyecto de vida.

La combinación de factores que impiden a los jóvenes perseguir de forma efectiva sus objetivos son harto conocidos: una mayor incidencia del desempleo entre este grupo poblacional (32,1%, según la OCDE) y una mayor tasa de temporalidad entre aquellos que tiene contrato de trabajo (72%). En consecuencia, no nos es extraño que la combinación de ambos factores provoque un retraso sustancial en la edad media de emancipación, que se halla en los 29 años; y en un retraso y disminución de las expectativas reales de tener hijos por parte de las parejas jóvenes. Aquellas pocas parejas que tienen hijos lo hacen más tarde, a los 35 años, y suelen tener un hijo frente a los 3 o 4 que desearían tener las mujeres, todo ello causado por una renta media que es sensiblemente inferior a la del resto de cohortes generacionales.

Estas dos consecuencias son, solamente la parte visible de un problema que, a largo plazo, provocará enormes problemas sociodemográficos a la España venidera. La parte invisible de este proceso de precarización de las generaciones jóvenes tiene como consecuencia la pérdida de relevancia de los procesos de negociación colectiva, principal herramienta de redistribución de la riqueza tras la Segunda Guerra Mundial. La mayor preeminencia en España de la figura del contrato temporal facilita que, ante cualquier restricción presupuestaria, los empresarios ajusten gastos por la vía del despido, facilitada por la menor indemnización asociada a los contratos temporales (Güell & Petrongolo, 2001).

De esta forma, el contrato temporal se erige como un elemento diferenciador que establece dos categorías de trabajadores presentes en nuestro mercado laboral: los insiders, relativamente protegidos por el elevadísimo coste de despido que sus contratos estipulan y que gozan de la protección preferencial de los sindicatos; y los outsiders, relativamente desprotegidos por sus contratos y que se convierten en los primeros en pagar el pato a la hora de ajustar plantillas. Dentro de este último perfil poseen mayor preeminencia los perfiles jóvenes, femeninos e inmigrantes.
Asimismo, la inestabilidad inherente a este perfil y su progresiva atomización de los individuos posee como consecuencia, a su vez, la pérdida de su identidad de grupo y la disminución de la capacidad de organización sindical, así como a futuro, unas perspectivas pesimistas sobre la pensión que percibirán cuando finalicen su trayectoria laboral.

Todos estos indicios nos invitan vehementemente a atender a la necesaria e inmediata reforma de nuestro mercado laboral, limando las diferencias entre ambos colectivos y fomentando un modelo productivo menos dependiente de la estacionalidad, altamente relacionada con los contratos precarios y de baja remuneración. Cuanta mayor sea la dilación con la que afrontemos esta
problemática, más difícil y traumática será de atajar.
En el ámbito pinteño, aunque se parta de una situación comparativamente mejor que en el resto de España, nuestro municipio ha de buscar un modelo de ciudad que se oriente al desarrollo de un tejido productivo basado en empleos de calidad, siempre teniendo en mente que de la atención que prestemos hoy a la vulnerabilidad de los jóvenes dependerá el modelo de comunidad que disfrutaremos en el futuro: o bien una basada en la cooperación y la solidaridad intergeneracional, o en una atomizada donde cada cual se las apañe como pueda. En esta temática, hemos de recibir como una buena noticia el nombramiento de nuestra vecina Janire Recio como nueva secretaria de Empleo y Formación de las Juventudes Socialistas de Madrid, donde podrá dar voz a nivel regional a las demandas de nuestro municipio. Por fin contamos con una voz nueva y juvenil en la Comunidad de Madrid.

Referencias
Ferreiro, J.; Bea, E.; Gómez, C.; Intxausti, M. Teoría Insider-Outsider y temporalidad en el mercado de trabajo español. Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.
Güell, M.; Petrongolo B. (2001) Worker transitions from temporary to permanent employment: the Spanish case. LSE.
https://www.expansion.com/economia/2020/01/15/5e1ef74be5fdea73468b45f4.html
https://elpais.com/economia/2019/03/07/actualidad/1551989860_005618.html

Previous post

Los trabajadores de limpieza viaria y jardines de Pinto se rebelan contra los excrementos caninos

Next post

Desayuno solidario contra el cáncer: la asociación pinteña 'Sonrisas a la Vida' se cita el domingo 8 de marzo

Rubén García Heras

Rubén García Heras

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.