Sociedad

Continúa el vertido sin control de lodos de aguas residuales en los alrededores de Pinto

Ecologistas en Acción de Pinto han detectado recientemente cómo siguen acumulándose grandes cantidades de lodos de depuración de aguas residuales, en los terrenos agrícolas situados entre Pinto y Torrejón de Velasco.
Camiones de gran tonelaje recorren incesantemente nuestra principal vía pecuaria, la Cañada Real Galiana, para grave peligro de los muchos senderistas y ciclistas que la recorren diariamente.
Por desgracia, ésta es una problemática bien conocida por Ecologistas en Acción y de la que hemos alertado a las autoridades en incontables ocasiones, sin recibir nunca la atención que ésta exigía. En todas estas ocasiones los lodos detectados provocan fuertes emanaciones pestilentes.
Los lodos son residuos provenientes de aguas residuales que a la salida de las depuradoras contienen graves contaminantes como metales pesados, patógenos (microorganismos peligrosos para la salud humana) como el virus del COVID-19.
De ahí la necesidad de su tratamiento obligatorio previo a su aplicación en campos de agricultura, cuyos productos, recordemos, acabarán en nuestras mesas y estómagos. Solo en Pinto se vierten al año más de 4.000 toneladas de lodos de depuración de aguas residuales urbanas e industriales.
Desde 2015, Ecologistas en Acción de Pinto viene solicitando la información y la documentación obligatoria de cada uno de los vertidos detectados, al Área de Agricultura de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Una documentación que se nos niega sistemáticamente, lo que ha provocado que, hartos de esta flagrante situación, hayamos dado un paso más allá y presentado reclamación formal al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno de España.
Las emanaciones pestilentes y la exposición que sufrimos las personas que circulamos o habitamos cerca de estos vertidos, pueden tener consecuencias imprevisibles para nuestra salud y desde luego, para nuestro bienestar y la habitabilidad de nuestras ciudades. Igualmente peligrosa es la situación de los cientos de camiones de gran tonelaje que recorren a gran velocidad vías pecuarias y caminos tan transitados para pasear y hacer deporte por parte de las familias pinteñas. Confiamos en que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno atienda
nuestra justa reclamación y se tomen medidas urgentes para revertir esta situación.