Borrasca FilomenaSociedad

Comunicado del Ayuntamiento de Pinto ante las falsas acusaciones contra los vecinos por falta de previsión

Ante las acusaciones de que el Ayuntamiento de Pinto culpa a la ciudadanía de la situación tras la nevada, desde el Consistorio se ha expuesto un comunicado.

En ningún caso se ha culpado a los ciudadanos del municipio lo acontecido y los efectos que ha supuesto el temporal Filomena. Más bien todo lo contrario, en varias ocasiones tanto el Alcalde como la institución han agradecido la colaboración de la población.

La única alusión que se ha hecho por parte de la Concejalía de Seguridad es que dicho temporal ha tenido mayor repercusión de la prevista. Tras la intensa nevada, toda la población ha sufrido sus consecuencias y ha sido también por parte de los vecinos la mayor iniciativa para mejorar en lo posible la situación.  El temporal Filomena ha dejado a la ciudad desprotegida, ya que no es una localidad que esté acostumbrada a este tipo de nevadas o bajada de temperatura tan repentina.

Estas explicaciones se encuentran dentro del informe que la propia Concejalía de Seguridad ha elaborado declarando a Pinto zona catastrófica.

Declaración de “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil” en el municipio de Pinto

Con motivo de la situación climatológica adversa que comenzó el jueves día 7 de enero y acrecentada el viernes 8 y el sábado 9, consistente en una continua, intensa y copiosa nevada que ha desbordado incluso las predicciones menos halagüeñas establecidas por los organismos competentes y con la que se han batido records históricos –desde que existen registros– en cantidad de precipitación de nieve acumulada, nuestro municipio se ha visto más que desbordado.

Tal nevada ha provocado que absolutamente toda la superficie del término municipal, tanto urbano (en todos sus usos: industrial, equipamientos, residencial, comercial) como rural, se ha visto cubierto por un manto homogéneo de nieve en algunos casos de más de 60 cm de profundidad y nunca menos de 50. A pesar de la temprana puesta en marcha de trabajo de quitanieves y otra maquinaria, el ritmo de acumulación de nieve fue tal que se anulaba por completo el trabajo realizado por los operarios.

Por parte de la Administración Local se ha procurado optimizar y sacar el mayor rendimiento a todos los recursos disponibles para este tipo de situaciones, llegándose incluso a triplicar la presencia de personal destinado a emergencias y a recurrir a la colaboración voluntaria (tanto organizada como espontánea de personas particulares individualmente consideradas, así como de entidades y empresas privadas). Incluso todos estos recursos aunados y coordinados no han podido tan siquiera suponer más que un parche en la situación, de tal modo que en los pocos viales donde se ha conseguido ligeramente despejar la nieve no ha sido posible deshacerse de la misma, por lo que todos los viales del término municipal (tanto de gestión directa municipal como en manos de consorcios privados, así como de otras administraciones) no están plenamente restablecidos. Solamente se ha conseguido un restablecimiento parcial de unas pocas vías principales y aun así con mucha precariedad. Los márgenes de las vías y lugares a priori no imprescindibles para el tránsito, tales como, jardines, parques, isletas, solares, ya no pueden albergar cúmulos más altos de nieve retirada de ínfimos carriles despejados.

Todo esto se ha unido a una falta generalizada de preparación en la población y en algunos profesionales. En absoluto se trata de hacer un reproche, sino constatar una lógica realidad derivada de lo estadísticamente excepcional de este más que extremo rigor climatológico en una localidad cuya población carece de elementos tales como palas, picos, calzado antideslizante, neumáticos de invierno o cadenas.

Todo ha supuesto que un elevado porcentaje de la población se haya visto forzado a permanecer en sus domicilios y solamente se han aventurado a dirigirse a sus puestos de trabajo quienes los tenían en un radio que resultará practicable caminando. Igual que hay numerosos residentes pinteños que no se han podido dirigir a sus actividades cotidianas, del mismo modo Pinto no ha podido recibir la visita o presencia de todos aquellos profesionales que trabajan en nuestro término municipal, por encontrarse ellos a su vez forzosamente limitados en sus términos de origen (lugares en los que están viviendo situaciones semejantes). Esta imposibilidad absoluta de desplazamiento ha significado que numerosas actividades (laborales, comerciales, educativas, sanitarias etc.) se han visto absolutamente paralizadas, afectando incluso a servicios esenciales.

Asimismo se han incrementado exponencialmente los requerimientos de particulares a los servicios de emergencia y a los servicios ordinarios del Ayuntamiento porque necesitaban paliar sus situaciones, sin que hayan podido ser atendidos todos los requerimientos y los que lo han sido, han soportado una considerable espera. Hay que reseñar que son cuantiosos los daños producidos en vía pública, destrozos en jardines, parterres, roturas de más del 80% del arbolado, mobiliario urbano, daños en vehículos, así como lesiones traumatológicas en determinadas personas. La ausencia de calor incluso al mediodía, hace que los bloques de nieve se estén conservando intactos y endureciéndose, constituyéndose en obstáculos a los accesos cada vez más difíciles de remover.

Se recalca que incluso exprimiendo al máximo todos los recursos posibles al alcance del Ayuntamiento y gozando de una generosa y desinteresada colaboración solamente se han podido mitigar pequeñas situaciones particulares pero no la situación de inactividad derivada de la imposibilidad de comunicación y desplazamiento así como de los daños físicos causados.