Opinión

Acción-Reacción

Al igual que sucede con la tercera ley de Newton, cada ola feminista es respondida con una ola machista reaccionaria.

Durante las últimas semanas se han presentado diversos textos en muchos ayuntamientos y parlamentos autonómicos de toda España en conmemoración del 25N, Día Internacional Contra la Violencia de Género. El deseo de las fuerzas políticas que presentan estos manifiestos es que adquieran carácter de  “Declaración Institucional”, es decir, que se asuman como formulados por la institución pública y no simplemente por cada uno de los partidos políticos. En Pinto, y en
muchos otros lugares, esto no ha sido posible porque hay un partido político, Vox, que niega que haya una violencia específica contra las mujeres. Han truncado, como ya hicieron el año pasado, declaraciones institucionales en comunidades como la de Madrid, Cantabria y ayuntamientos de toda España como Pinto, Madrid, Córdoba, Castellón, Albacete, Leganés, etc.

En Pinto el texto fue presentado durante el pleno ordinario de octubre y fue firmado por los grupos del Partido Socialista, Partido Popular, Unidas Pinto, Ciudadanos y Podemos. El portavoz de Vox defendió sus razones para votar en contra y una vez más demostró que con respecto a la violencia de género, como en casi todas sus ideas políticas, Vox es un partido reaccionario. Volvió a repetir los mantras habituales; la violencia no tiene género, todas las violencias son iguales y por
lo tanto hay que tratarlas por igual, el hombre es estigmatizado por el hecho de serlo, hay denuncias falsas, etc. En un alarde de victimismo vaticinó que la prensa iba a manipular sus palabras y que solo se haría eco de parte de su discurso, ocultando lo que no le interesa.

Todas estas razones solo son un cóctel de medias verdades y mentiras que hacen complicada la labor de comprensión de la realidad, algo muy enlazado con el auge de las fake news que sufre nuestra sociedad. Cualquier medio de comunicación mínimamente serio lo sabe y parece no estar dispuesto a entrar en el juego de ser altavoz de su manipulación.

¿Hay denuncias falsas? Evidentemente, como en cualquier otro asunto penal. Pero su número es anecdótico y no cambia la cuestión de fondo.
¿Hay hombres que se sienten hostigados y señalados? Por supuesto. Habitualmente son ellos y otros de igual carácter reaccionario, pero eso tampoco cambia la cuestión de fondo.
¿La ley actual es mejorable? Como todas, pero siempre con el fin de avanzar, no de retroceder y sin perder nunca de vista la cuestión de fondo.
¿Y cuál es la cuestión de fondo? La que niegan, que la violencia de género existe y está incrustada en nuestra sociedad. Hay violencias específicas que se ejercen hacia determinadas personas por una condición que las define; por motivos raciales, por condición sexual, etc. La violencia de género, brutalmente extendida, se ejerce sobre la mujer por el mero hecho de serlo.

Esto es algo que ya comprende la mayoría de la sociedad, simplemente porque es evidente y no podemos mirar para otro lado. ¿Por qué hay tanta gente que lo niega y, además, tiene representación política? Porque la sociedad no evoluciona como un ente único; en un mismo momento histórico conviven formas de pensamiento que parecen procedentes de diferentes décadas o siglos. Los talibán y el Estado Islámico, por ejemplo, nos recuerdan más a otros momentos de la historia que a sociedades modernas que miran hacia el futuro. Y aunque parezca forzada la comparación, en su raíz veo muchas similitudes con el terraplanismo, como negación
de todo aquello que no se entiende si no se ve con solo abrir los ojos.

¿De verdad creemos que en occidente estamos libres del auge de ideas que luchan contra el progreso? ¿Qué ocurre cuando un colectivo no asume conceptos ya comprendidos por las mayorías? Se organiza y adquiere herramientas para defender sus ideas. Reacciona y se opone de forma beligerante contra lo que interpreta como agresión a su modo de vida, propagando sus mensajes con vehemencia y utilizando cualquier vía que tenga a su alcance.

Harían bien en comprender que sus ideas se encuentran en algún punto entre las de ciertas sociedades brutalmente machistas y las ideas renovadoras de quienes quieren alcanzar la igualdad y eliminar la violencia contra la mujer.
¿Están más cerca de las segundas? No estoy seguro pero, aunque así fuera, siguen estando alejadas de lo permisible.

REACCIONARIO. 1.
[persona] Que es partidario de mantener los valores políticos, sociales y morales tradicionales y se opone a reformas o cambios que representan progreso en la sociedad.

 

*La Voz de Pinto no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores externos al medio.