Opinión

No, Miriam Rabaneda. Tú no das siempre la cara ante los pinteños

No creo que fuera una sorpresa para la mayoría de los que conocéis  La Voz de Pinto. Aún menos fue una sorpresa para los que me conocéis.  Tampoco fue una sorpresa para los que la conocemos, a ella, a la lideresa popular. Y es que por segunda vez, Miriam Rabaneda, la que considero la candidata menos profesional de Pinto, volvió a confundir lo personal con lo profesional.

La señora Rabaneda dejó plantados a los 500 vecinos que se dieron cita en el Teatro Francisco Rabal para escuchar a los candidatos a la alcaldía de Pinto. Dejó plantados al resto de contendientes. Dejó plantado a un medio de comunicación que, a pesar de la actitud que tuvo con nosotros hace 4 años, volvimos a invitarla una vez más. Y es que nosotros, a pesar de todo, queremos ser independientes, profesionales y dar voz a todos. Y la invitamos, como no podía ser de otra manera. En  La Voz de Pinto sólo pierden su voz aquellos que eligen estar callados. Y ella, una vez más calló.

Si en 2015 no acudió al evento por “una reunión muy importante “, de la que no ha trascendido ni dónde ni con quién ni el motivo de la misma, en esta ocasión la excusa fue “motivos de agenda”. Poco o nada creíble, te invitamos dos meses antes… La primera invitación que te envié fue el 5 de marzo, un dato que lleva a confirmar que tu nueva “ausencia” tiene más que ver con la animadversión que tienes hacia alguna o algunas personas que trabajamos en este medio, entre las que me incluyo.

No, Miriam, no. No son motivos de agenda los que te han llevado a no concedernos entrevistas y a no aparecer a ninguno de los debates organizados por este medio. No son motivos de agenda no contestar a las invitaciones. Bueno, como excepción esta vez, la excusa apareció en nuestro email en el último momento, las 11.53 horas de esa misma mañana. Hasta esa hora el equipo de La Voz de Pinto no sabía si la candidata popular acudiría. Rabaneda ignoró hasta el último momento las invitaciones que se le realizaron.

En realidad no son motivos de agenda, ni motivos ideológicos, ni cualquiera de esas excusas que vas dando a los pocos que aún te quieren oír. Los problemas, tus problemas, es que confundes los temas personales con los profesionales, es que no tienes educación, es que no te das cuenta que no basta con estar “centrada en Pinto”, sino que hay que estar centrada en los pinteños. Y no sólo centrada en aquellos que te baten las palmas en las paellas populares. En todos y cada y uno de los pinteños que, el pasado domingo, estaban representados por las casi 500 personas que llenaban el teatro.

Nuestros problemas son nuestros. Si te caemos mal, que le vamos a hacer. Sinceramente, como esto es un artículo de opinión y hablo en mi nombre, te diré que tú a mi no me caes mejor que yo a ti. A estas alturas creo que pocos lo desconocen. Mi obligación, como parte del equipo que formamos este medio de comunicación, era invitarte a realizar una entrevista y a acudir a un debate para que explicaras tus propuestas, exactamente igual que hice con el resto de candidatos. Y por supuesto te invitamos, hasta 5 veces te invitamos. La tuya, creo, como profesional en el mundo de la política, ir a explicarlas. Me puedo equivocar al pensar eso, aunque se me pasa cuando veo la foto de los 7 candidatos en el escenario. Todos ellos tuvieron más valor que tú. Todos sabían que, si quieren gobernar Pinto, tienen que dar la cara ante los vecinos. Y lo hicieron, tanto los que tienen años de experiencia como los que acaban de empezar. Pero tú solo juegas si juegas en casa y tu público te anima.

Miriam Rabaneda en el Debate de La Voz de Pinto

Perdiste la ocasión de hacer propuestas a los pinteños. Lo cual resulta bastante curioso tras el batacazo que, hace menos de un mes, se pegó el Partido Popular en las urnas del municipio. Pasar de primera a quinta fuerza política a mi me dice mucho, a ti intuyo que no te dice nada. Aún así, preferiste organizar una paella y un encierro. Esos votos ya los tienes. Probablemente, y viendo los resultados de las Elecciones Nacionales, el resto no y no hiciste nada por llegar a ellos.

No estoy segura de si haremos más debates. Tampoco estoy segura de querer invitarte de nuevo (al fin y al cabo somos unos CAN SI NOS). Quizás para las próximas elecciones el candidato popular sea otro y decida dar la cara por su equipo, su lista y por su partido. Probablemente en las próximas elecciones no sea yo la encargada de realizar la invitación a los populares en nombre de La Voz de Pinto.

Considero que has vuelto a tener una grave falta de educación no sólo con este medio de comunicación, sino con los vecinos de Pinto. Porque aunque te pese, muchos vecinos deciden leernos a diario.
El veto de un político, y más en campaña electoral, a un medio de comunicación es incomprensible. Tu veto, señora Rabaneda, a La Voz de Pinto, no por ser conocido es menos insultante. Y no para mi, que ya no vas a convencerme de nada nunca más, sino para los vecinos. Creo que se merecen un alcalde o alcaldesa que esté dispuesto a dar la cara incluso cuando considere, si consideras que es el caso que yo no, que la situación es adversa.
Los debates electorales constituyen el instrumento por excelencia de una idea constitucionalmente correcta de campaña electoral basada en la concurrencia no solo formal sino cualitativa o material, en el contraste entre las diversas opiniones electorales en términos de  discusión, en el debate frente a la propaganda, en el diálogo frente al monólogo, es decir, instituye un expediente mucho más eficaz para formar la opinión pública; supone que puedan expresar y contestar sus opiniones con otros miembros de la comunidad, que se analicen, discutan y evalúen las políticas públicas y sus alternativas; en fin, que se alienten las campañas de los partidos políticos, que se confronten ideas y proyectos, que se rindan cuentas. Los debates electorales son un medio idóneo para que del enfrentamiento entre los distintos candidatos y de la exposición del contenido de sus programas, el elector obtenga mejor la información necesaria para tomar la  decisión que estime más conveniente, constituyendo un expediente mucho más eficaz para formar la opinión pública.
Desde La Voz de Pinto estamos convencidos de ello,  a pesar de las palabras de la candidata popular registradas en 2015 en formato audiovisual afirmando:

“Ya sabéis que yo debato, yo estoy presente en todos los sitios y conmigo podéis contar siempre“

 

Pues NO, Miriam Rabaneda. Ni eres capaz de debatir, ni podemos contar contigo. Me ha quedado claro. Sólo nos queda ver que dicen los pinteños en las urnas.

Artículo anterior

Entrevista a Nadia Belaradj, candidata de Ciudadanos a las #EleccionesPinto19

Artículo siguiente

¿Quién crees que ganó el debate de La Voz de Pinto?

Susana Guindo

Susana Guindo

Diplomada en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid.
Máster en Protocolo y Organización de eventos por la Universidad Complutense de Madrid.
Relaciones públicas y Protocolo por la Escuela Europea de Asturias.
Directora y Responsable de Eventos.

1 Comentario

  1. Avatar
    Raquel
    21 mayo, 2019 at 6:13 pm — Responder

    Susana Guindo. Así es el personaje de Míriam Rabaneda, y digo personaje, con todo respeto ella es así, es como una actriz, que tiene que mentir pues ella miente, el personaje se dirige a los ciudadanos como si fuéramos sus seguidores. La persona que a estado a su lado sabe que es así. La verdad, el pueblo de Pinto no se merece tener esta clase de políticos, luego las urnas nos dirá realmente lo que quiere Pinto. Estoy con tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.