Opinión

Suspenso (otro más) en la gestión de las extraescolares

Tarde, mal y ahora huelga. Los niños y niñas se quedan sin actividades extraescolares. La empresa que desarrolla esta función ha anunciado huelga indefinida de sus trabajadores. Lo primero, toda mi solidaridad con esos trabajadores.  Es cierto que no es culpa directa de la gestión de la Concejalía de Educación del gobierno de Rafael Sánchez, pero sí indirecta. Y es así por el pésimo trato del Ayuntamiento a este pilar educativo de Pinto en los últimos meses.

Me explico. Muchas de las actividades ya empezaron en el mes de noviembre -un mes tarde- por la horrible gestión de la concejalía respecto a este tema. Lo solucionaron al fin.  Pero no era así. Menos de un mes después, ¡huelga! ¿Y qué hacen ahora los padres y madres qué habían adaptado su horario laboral? ¿Y los niños y niñas que disfrutaban de estas actividades?

Es curioso ver como luego este gobierno defiende la enseñanza pública. Pura fachada, sin embargo. Lo público, como ocurre con otras muchas cosas en Pinto, no se cuida. Eso sí, luego puedes ver a concejales de Ganemos llevando a sus hijos e hijas a actividades privadas. Por supuesto, cada uno puede hacer lo que quiera, pero luego no vendas doctrinas que no cumples.  Pero tal vez no lo cumplan por lo que ocurre en el municipio. Nadie es inmune.

Pinto mantiene unos servicios públicos precarios para los niños y niñas del municipio. Véase las actividades extraescolares o, por ejemplo, los cursos de natación. Sobresaturados. Pero no importa. Tienes lo privado. Sólo para algunos, eso sí. Huelga indefinida de las actividades extraescolares. Y ante eso, el Ayuntamiento no hace nada. Como casi siempre. Defienden el derecho a huelga. Perfecto. Sin embargo, resulta curioso que no haya ningún mensaje de apoyo por parte del Ayuntamiento a esos trabajadores. Mientras, la respuesta desde la Concejalía es ‘esto es lo que hay’. La misma que cuando se retrasaban las clases.

La solución es sencilla: cederlas al AMPA. Hay muchos que lo quieren así. O mejor aún: ponerse las pilas y preocuparse de cosas que realmente importan a la gente del municipio. ¿Cómo? Dando servicios mínimos y permitir que se desarrollen estas actividades a corto plazo. No sé puede cambiar un horario laboral de un día para otro. Esto no se soluciona poniendo banderas en rotondas o con actos políticos. No se trata de política, sino de soluciones. Y se consigue queriendo hacer cosas. No culpando a los demás de lo que pasa. Se trata de implicarse en los problemas diarios y la búsqueda de soluciones. La huelga empieza el día 8. Puente de por medio, hay tiempo para hacer algo. Al menos para que se solucione antes de Navidades. Por supuesto, si se quiere.

 

Artículo anterior

Crónica de un socavón: el skatepark abandonado del Parque Juan Carlos I

Artículo siguiente

Huelga de ARJE Formación, la empresa que gestiona las extraescolares en Colegios Públicos

Hector Garcia

Hector Garcia

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.