Política

Unidas Pinto ante la prohibición del izado de la bandera republicana

 

Una resolución de la Junta Electoral de Zona de Madrid ha prohibido la celebración del izado de la bandera republicana programado por el Ayuntamiento de Pinto para el 14 de abril. Como no podía ser de otro
modo, y por imperativo legal, acatamos su decisión. El acatamiento no refleja en ningún modo nuestra sumisión o nuestro acuerdo con la decisión. Basta leer los argumentos expuestos en el texto de la Junta
para comprobar la debilidad de los presuntos fundamentos que llevan a que se inste a impedir el acto.

Podemos entender que hayan llegado a oídos de la Junta las amenazas de la extrema derecha fascista, pero pensamos que este no es motivo suficiente para suspender un acto que se estaba realizando en nuestro
municipio desde la aprobación en Pleno de una moción presentada por Partido Popular, PSOE y Ganemos Pinto. En la citada propuesta se designaba al mástil situado en la Rotonda de la Fraternidad como lugar en
el que se produciría el izado de las diversas banderas conmemorativas, entre estas, el 14 de abril de cada año se alzaría la bandera de la Segunda República. En la resolución citada se dice que ese izado puede ser
favorable a la ideología de alguno de los partidos que la impulsan. Este argumento esgrimido en la resolución si que nos parece ideológico, profundamente ideológico.

No nos sorprende la actitud de la derecha en sus tres versiones: PP, Vox y Ciudadanos. Sabemos cuál es su concepto de “democracia”, por llamarlo de alguna manera. El menguante y ya amortizado partido naranja
no ha conseguido vender su falsa transversalidad y un más que impostado centrismo, sic transit gloria mundi. En cuanto al partido de “algunos casos aislados”, intenta enmascarar su auténtica naturaleza, la de
una formación que defiende sus propios intereses económicos por encima de los intereses generales, acudiendo a métodos, denuncia ante la G.Civil, que nos remiten a los orígenes franquistas de este partido.
En cuanto a los impulsores de uno suerte de “fascismo del siglo XXI”, no es necesario más que remitirnos a las barbaridades vomitadas por la arquitecta no arquitecta y por el “señor” Ortega en su mitin,
enmascarado de mesa electoral, que tuvo lugar ayer en Pinto.

Los valores republicanos, aquellos que el 14 de abril de 1931 llenaron de alegría y de ilusión Madrid y el resto de España, no pueden ser cancelados ni por denuncias de partidos que quieren disimular su nostalgia
por el antiguo régimen ni por resoluciones de órgano alguno. El anhelo de democracia plena y de libertad, además de la voluntad firme de no ser gobernados por una monarquía instaurada por un dictador genocida como Franco, van a estar siempre en lo más profundo del corazón de nuestro pueblo. Tal como rezaba el artículo primero de la Constitución republicana de 1931, España debe ser una República democrática de trabajadores de toda clase que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia. Podrán cortar las flores pero no podrán detener la Primavera Republicana.