Cultura

Opia Road, una mirada a la India de la mano de Carlos Olías

El sábado 19 de enero nuestro vecino y amigo Carlos Olías, fotógrafo de profesión, nos trasladó, sin salir de la sala de exposiciones del Centro Cultural Casa de la Cadena, hasta lo más profundo de la India.

Un total de 38 fotografías ilustran un viaje realizado por Carlos en 2015. Embarcó en solitario en una aventura que muchos hemos oído mil veces, pero que hasta el pasado sábado no pudimos contemplar y admirar en primera persona. Retratos, paisajes, escenas de la vida cotidiana y animales, entre otros, fueron los protagonistas de una exposición que no pasó desapercibida y que abrió los ojos a los asistentes a un nuevo mundo.

Rozaban las 12 del mediodía y la sala de exposiciones estaba llena. Alrededor de 100 personas se desplazaron para disfrutar y apoyar a Carlos: familia, amigos, compañeros de trabajo y curiosos fueron quienes se acercaron a descubrir lo que hay detrás de Opia Road.

Y la primera pregunta que nos hacemos es, ¿qué significa Opia Road?

 

Carlos Olías nos explicó que consiste en un juego de palabras entre el sufijo “-opía”, en relación a todo lo que tiene que ver con la visión, y la palabra “opio”, entendida como sensación que le invadió en “su primer viaje fuera del continente Europeo” al contemplar el “choque cultural” cuando llegó a la India.

Un lugar que siempre le llamó la atención por sus tradiciones espirituales y que en 2015 visitó durante un viaje de 20 días en el que pocos aspectos estaban preparados: “terminé haciendo el 90% del recorrido en coche”. Sin embargo, tal y como él reconoce “lo hizo muy especial”.

A través de la exposición,dividida en dos partes, Olías narra un viaje por carretera que cruza desde los paisajes más urbanos hasta los más rurales.

La presentación de Opia Road contó con la participación de Pilar Arteaga, representante de la Fundación Vicente Ferrer; Almudena García, turismóloga y la asociación infantil y juvenil “La Agrupación”.

Pilar Arteaga. Fotografía: Susana Guindo.

Pilar Arteaga. Fotografía: Susana Guindo.

Pilar Arteaga expuso la situación de la población en la India, donde “del total de 1.370 millones de habitantes, un 5% tienen alguna discapacidad”. Indicó que la Fundación Vicente Ferrer cuenta con 3 Centros de Atención temprana para niñas y niños de entre 4 y 16 años, con 6 escuelas de primaria y secundaria y con 16 centros para personas con discapacidad, donde las aulas están adaptadas y en los que ofrecen a los padres y madres todo tipo de recursos. Además, explicó los programas de Formación Profesional enfocados a las artes y los oficios que cuentan con más de 800 alumnos.

Arteaga, finalizó su intervención enumerando los principales hitos conseguidos en 2018, entre los que se encuentran los 834 niños y niñas matriculados en escuelas residenciales de educación especial de primaria, las 298 mujeres que han recibido formación y que actualmente trabajan en los centros de artesanía, las 210 cirugías ortopédicas realizadas y los 996 niños y niñas tratados en centros de atención temprana.

Por su parte, Almudena García, como turismóloga, comenzó pidiendo una reflexión a los asistentes “sobre un tipo de turismo peculiar, a algunos os sonará, otros le pondréis nombre por primera vez, se trata del turismo de pobreza”.

Siguió relatando que “esta tendencia consiste en visitar las zonas más pobres del planeta” como Kenia, Tanzania, Etiopía, Vietnam, y múltiples otros países tanto de África como de Asia principalmente.

Almudena García durante su charla sobre el impacto del turismo. Fotografía: Carmen Prados.

Almudena García durante su charla sobre el impacto del turismo. Fotografía: Carmen Prados.

Almudena explicó que “su origen lo encontramos a finales del siglo XIX, cuando la gente perteneciente a las clases más altas de Londres comenzó a sentir curiosidad por saber lo que pasaba en las zonas más al este de la ciudad, las más pobres”. “En Sudáfrica comenzó en los años 90, tras el Apartheid, pero”, continuó explicando “no fue hasta el año 2000 cuando se le puso nombre a este tipo de ‘desplazamientos’”.

Por último, dibujó la parte más oculta de este turismo, en el que se potencia la mendicidad infantil, la explotación, la superioridad moral y la limitación de recursos. Todo esto es víctima del voyeurismo, “el placer de contemplar, en este caso la miseria de los demás”, explicó Almudena.

Y uno de los principales sitios en los que se practica el turismo de pobreza es la India, lugar en el que se centra Opia Road, donde, en palabras del fotógrafo Humberto Rivas, “padecen la injusticia de ser parte de un panorama hermoso que podemos fácilmente ir a contemplar, fotografiar”.

La Agrupación durante su actividad. Fotografía: Ana Alonso.

La Agrupación durante su actividad. Fotografía: Ana Alonso.

Paralelamente, la Agrupación, asociación juvenil de ocio y tiempo libre, organizó durante la exposición una actividad para los más pequeños de la casa que consistió en averiguar datos y curiosidades tanto de la exposición como de la India. Entre las pruebas se encontraban el averiguar los colores de la bandera de la India, el número de fotografías de la exposición o el número de bicicletas, niños y animales que aparecen en la exposición.

Opia Road se podrá seguir disfrutando en la sala de exposiciones del Centro Cultural Casa de la Cadena hasta el 2 de febrero. La recaudación de la venta de las fotografías de Opia Road, de las que únicamente se harán cinco copias de cada una, se destinará íntegramente a la Fundación Vicente Ferrer, concretamente a uno de sus proyectos que tiene como objetivo promover la igualdad de condiciones, derechos y oportunidades de las personas con discapacidad en la India. Pueden adquirirse a través del correo electrónico carlosolias@gmail.com.

Artículo anterior

Ganemos Pinto ya tiene lista provisional de candidatos para #EleccionesPinto19

Artículo siguiente

Los concejales de Ganemos que no repetirán en las #EleccionesPinto19

Israel Sánchez

Israel Sánchez

Periodista y consultor de comunicación

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.